La versión cefálica externa puede evitar una cesárea

Cómo girar al bebé en el útero para facilitar su salida

Si al finalizar tu embarazo el bebé está de nalgas el parto podría terminar en cesárea. Una técnica llamada versión cefálica externa puede ser una alternativa eficaz para darle la vuelta al bebé antes de dar a luz.

 
Versión externa

Acabas de entrar en el tercer trimestre del embarazo, y en la última ecografía tu ginecólogo te confirma algo que no esperabas: tu pequeño está de nalgas. Debes estar tranquila porque la posición del bebé en este momento no garantiza problemas al dar a luz ni tampoco una cesárea. A lo largo de la gestación, el feto adopta distintas posturas y la colocación del mismo no es definitiva hasta llegar a término. En cualquier caso, la posición de nalgas no implica la realización de una cesárea de manera obligatoria.

Sin embargo, aún cuentas con una opción más para evitar el parto quirúrgico: recolocar al bebé dentro de la tripa, con la llamada versión cefálica externa. Es una técnica segura, aceptable y capaz de disminuir la incidencia de presentaciones podálicas en el parto con un riesgo mínimo para la madre y para el feto. Se llevará a cabo al final de embarazo, es decir, a partir de la semana 37, ya que hasta este momento el feto puede recolocarse sin necesidad de intervención médica.

Cómo se realiza

Consiste en girar al bebé, de forma externa, para que quede con las nalgas hacia arriba y la cabeza en la parte superior de la pelvis. El ginecólogo hará con las manos unos movimientos circulares sobre tu abdomen para mover al bebé en la dirección necesaria y lograr así su recolocación. Generalmente, el especialista tiene que ejercer cierta presión sobre la gestante; por eso, para llevar a cabo esta maniobra, se suele cubrir el abdomen con un gel conductor. De esta forma se logra disminuir la fricción y evitar que se ejerza demasiada fuerza en el proceso.

Lo más aconsejable es que el útero esté relajado para que los movimientos sean más eficaces. Aunque no es necesario, en algunas ocasiones se administra analgesia a la paciente, para que las maniobras resulten más favorables.

El éxito de la versión ronda el 65 por ciento, aunque en el 5-10 por ciento de los casos, el pequeño vuelve a situarse de nalgas, probablemente porque persisten los motivos que originaron esta posición. En este caso, la maniobra puede repetirse en un plazo de cinco y siete días.

Una maniobra de versión cefálica externa en vídeo

Asesoramiento: Dra. Nuria Izquierdo, encargada de la Unidad de Alto Riesgo Obstétrico del Hospital Clínicio San Carlos de Madrid.

 

Ana Vallejo




Elige y compra en Amazon