Más datos en contra del ibuprofeno en el embarazo

La toma conjunta de analgésicos aumento los efectos adversos

13/03/2017

Una de cada diez embarazadas toma ibuprofeno durante la gestación. Desconocen que no es un medicamento inocuo para el feto. Los especialistas avisan que el ibuprofeno puede causarle malformaciones desde el principio de la gestación.

 
Más datos contra el ibuprofeno en el embarazo

Lo puedes adquirir sin receta en cualquier farmacia y si no lees el prospecto, puede que te quede inadvertido que tomarlo conlleva riesgos de malformaciones en el feto. De hecho, se calcula que entre el 10 y el 28 por ciento de las futuras madres lo toman en algún momento de su gestación. Y es que el ibuprofeno es un analgésico e antiinflamatorio muy eficaz para calmar todo tipo de dolores y bajar la fiebre.

Hasta la fecha, los científicos habían demostrado sus efectos nocivos a partir del 5º mes de gestación. Un estudio realizado por científicos franceses y publicado por “ Scientific reports” amplia la advertencia hasta los inicios del embarazo.

Alteraciones a nivel hormonal

Está demostrado que el ibuprofeno puede provocar alteraciones hormonales en el testículo del feto con consecuencias en el trato urogenital masculino. Este efecto se ha puesto de manifiesto igualmente con el paracetamol y la aspirina. Tomados desde el quinto mes de la gestación, aumentan el riesgo de criptorquidia  -el testículo no baja en la bolsa escrotal-, demás de otros efectos adversos como bajo peso al nacer, riesgo de prematuridad, alteración de la función renal del feto y recién nacido y aumento del riesgo de asma.

Los científicos autores de la reciente investigación animan a una gran prudencia en la toma de ibuprofeno no solamente desde el quinto mes sino desde el inicio de la gestación. Los estudios llevados a cabo durante tres años demuestran que el ibuprofeno suprimiría la producción de hormonas testiculares que afectarían los caracteres sexuales primarios y secundarios del feto y el descenso de los testículos. Además, advierten que la toma conjunta de ibuprofeno, aspirina y paracetamol no tiene un efecto adicional sino multiplicador sobre el riesgo de malformaciones.

¡Ojo con la automedicación!

En caso de dolores persistentes, las embarazadas deberían dirigirse a su ginecólogo antes de tomar cualquier analgésico. Este es el mensaje que transmiten los científicos. En caso de extrema necesidad, las dosis deberían ser muy bajas y en un corto periodo de tiempo.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon