Los síntomas del aborto natural

Qué hacer ante una amenaza de pérdida gestacional

Entre el 15 y el 20 por ciento de los embarazos conocidos terminan en un aborto. Es por lo tanto, un acontecimiento bastante frecuente que raramente implica complicaciones en la siguiente gestación. Estos son los signos que pueden anunciar una pérdida gestacional.

 
sintomas de aborto

Se habla de aborto cuando un embarazo diagnosticado se malogra antes de la semana 20. La gran mayoría de los abortos ocurren por defectos en el desarrollo embrionario, un proceso extremadamente complejo en sus primeras etapas. No se pueden contabilizar las pérdidas gestaciones que ocurren antes de que la mujer tenga los primeros síntomas de embarazo por lo que se piensa que la tasa del 15 a 20 por ciento es en realidad bastante más alta.

Aún siendo un acontecimiento bastante frecuente, una pérdida gestacional siempre es dolorosa. Pone punto final a un proyecto, una ilusión, un sueño. Pero hay que mirar hacia el futuro con esperanza porque raramente compromete un feliz desenlace en la siguiente concepción.

Síntomas preocupantes

Son varios los signos precursores de un aborto. Deben poner sobre aviso y llevar a la embarazada a consultar con urgencia pero en sí, no son suficientes para diagnosticar un aborto.

Las pérdidas sanguinolentas no son infrecuentes en las primeras semanas de gestación. Pueden ocurre cuando el óvulo fecundado anida en la pared uterina. Una exploración ginecológica o incluso una relación sexual también pueden provocar pequeñas pérdidas de sangre. En cuanto a los dolores, son sensaciones subjetivas difíciles de evaluar. En cualquier caso, ante los síntomas anteriormente descritos, conviene ponerse en contacto con el ginecólogo o la matrona que indicarán la marcha a seguir.

Ante una sospecha de aborto, se suelen hacer las siguientes pruebas:

  • Exploración ginecológica. La finalidad es observar si el cuello uterino ha empezado a dilatarse.
  • Ecografía. Se confirmará que el embrión se desarrolla correctamente y que su corazón late.
  • Análisis de sangre. Si has tenido un aborto, conviene confirmar que no quedan restos de la gestación en el útero. La presencia de la hormona hCG en sangre puede poner sobre aviso de que aún queda tejido placentario.
  • Análisis de tejidos gestacionales. Si los has explusado, su estudio pueden ayudar a determinar la causa del aborto.

Sólo ha sido un susto

Tu pequeño está bien vivo en tu útero y se ha confirmado que tu gestación sigue adelante. Considerando los riesgos, es posible que tu ginecólogo te recomiende reposo hasta la desaparición de las molestias y pérdidas vaginales.

Aunque puedas seguir con tu vida habitual, seguramente te indicará bajar el ritmo, evitar los viajes, sobre todo si te alejan de un centro médico y el ejercicio físico. También es posible que te recomiende hacer una pausa en tus relaciones sexuales.

 

Victoria Gómez