Identifica las diferencias entre contracciones de falso parto y de parto

Comparamos las unas y las otras

¿Es preocupante que mi tripa se ponga dura? ¿Sabré reconocer las contracciones de parto? Si estás viviendo tu primer embarazo y se está acercando el gran momento, posiblemente te hagas estas preguntas. Fíjate en las diferencias de unas y otras y sabrás qué te está pasando.

 
Contracciones de parto y de falso parto

Las contracciones son uno de los síntomas más claros de que tu parto ya está en marcha. El problema es que quizás lleves semanas o meses sintiendo cómo tu tripa se pone dura. Estas contracciones de falso parto, también llamadas contracciones de Braxton Hicks, son como pequeños ensayos de lo que vais a vivir tú y tu bebé cuando llegue el gran momento. Pero para una gestante primeriza, las contracciones de falso parto incomodan y preocupan porque siempre está presente el temor de que no sepa reconocer las verdaderas, las que provocarán la salida hacia fuera del bebé.

El inicio del trabajo de parto está sujeto a muchas diferencias individuales. También lo es la sensación que despiertan las contracciones de Braxton Hicks. Para una mujer es una simple presión mientras que para otra la misma contracción produce dolor. Algunas mujeres dan a luz sin apenas notarlo y otras sienten contracciones de falso parto dolorosas durante días sin efecto en su cuello uterino.

Aún así, es posible identificar unas y otras. Este cuadro comparativo te ayudará a tener las ideas claras sobre las diferencias entre contracciones de falso parto y contracciones de parto. Atenta a las características de cada una.

 

Qué sientesContracciones de falso partoContracciones de parto
Frecuencia

- Son irregulares

- Su frecuencia no aumenta

 

- Son regulares

- Su frecuencia aumenta

 

Intensidad y duración

- Su duración varía

- No son fuertes

- La intensidad no va a más

 

- Duran al menos 30 segundos

- Se hacen cada vez más largas

- Ganan en intensidad

 

Dónde las sientes

- En la parte más baja del abdomen

 

- Se desplazan de la espalda al abdomen y abarcan toda la tripa

 

Si te quedan dudas sobre la naturaleza de tus contracciones, hazte con un cronómetro y mide el tiempo entre una y otra. Busca a qué patrón responden, si son regulares o no, si se van haciendo más frecuentes o no. Esta estrategia te ayudará a determinar si ha llegado el momento de partir para la maternidad.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon