Cómo evitar la congestión y el sangrado nasal en el embarazo

Dos trastornos frecuentes

En el embarazo, la sensación de tener la nariz taponada y el sangrado nasal se acentúan, sobre todo cuando el ambiente está muy seco. Aunque es un trastorno benigno, puede resultar bastante molesto. Aprende a aliviarlo y tratarlo si se presenta.

 
Embarazada con congestión nasal

Se te tapona la nariz y no puedes respirar bien, sobre todo de noche, cuando estás tumbada. No te preocupes, la congestión nasal es muy frecuente en el embarazo. Hasta tal punto llega esa sequedad que un 30% de las embarazadas roncan por primera vez durante la gestación. Tampoco es infrecuente que presentes  sangrados nasales con cierta frecuencia, y es que tus mucosas se han vuelto mucho más sensibles.

Toma nota de estos consejos para aliviar tus síntomas nasales:

1. Utiliza un humidificador dentro de casa que ayude a aliviar la sequedad ambiental. Esto contribuirá a mantener tus mucosas más hidratadas.

2. Bebe mucho líquido para estar bien hidratada.

3. Usa monodosis de suero fisiológico tan a menudo como quieras para limpiar las fosas nasales. Esto te permitirá respirar y dormir mejor.

4. Para controlar los ronquidos, evita acostarte de espaldas, es preferible dormir de lado.

5. Si necesitas sonarte, hazlo con suavidad. Limpiarse la nariz con fuerza te hace más vulnerable a los sangrados.

6. Si las hemorragias nasales son frecuentes y abundantes, consulta con tu médico.

7. No uses medicamentos para la congestión nasal sin consultar con él.

8. Ten paciencia. Estas incómodas pero leves molestias remitirán después del parto. 

9. Cuando tengas un sangrado, mantente sentada, con la cabeza recta para que la sangre salga por tu nariz y no caiga hacia la garganta. Presiona el lado de la nariz afectado durante al menos cuatro minutos para que el sangrado cese.

Por qué se me tapona la nariz y sangro

Con el embarazo, pasa por tus venas una mayor cantidad de sangre y además lo hace más despacio por la acción de la progesterona, que también aumenta la presión sobre las paredes de las venas.

Como consecuencia, las membranas inferiores de tu nariz se hinchan y se secan, sobre todo en invierno y verano cuando el ambiente está my seco.

 

Paula Bermejo




Elige y compra en Amazon