Cómo evitar caries y gingivitis en el embarazo

Problemas bucodentales que pueden surgir

03/06/2013

El embarazo no tiene por qué afectar negativamente la salud bucodental de la mujer pero conviene estar atenta. Este es el mensaje que el Consejo General de Colegios de Dentistas de España transmite a las gestantes con motivo de la I Campaña Salud Oral y Embarazo. 

 
Embarazada con cepillo de dientes

En contra de lo que se cree, el embarazo no tiene por qué costarle ningún diente a la futura mamá. El bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre sino de los alimentos con los que se nutre y de sus huesos.

Pero sí es cierto que los riesgos de caries y problemas en las encías aumentan. Según el Consejo General de Colegios de Dentistas de España, tres de cuatro mujeres sufren gingivitis durante la gestación, una infección de las encías que puede provocar dolor y tendencia al sangrado y que si no se trata correctamente, puede derivar en una periodontitis

Los riesgos de problemas bucodentales asociados al embarazo provienen de varios factores.

  • Los vómitos y los reflujos aumentan los riesgos de caries.
  • Los cambios hormonales empeoran el riesgo de padecer gingivitis y granulomas, unas lesiones abultadas que sangran con facilidad.
  • A medida que el embarazo avanza, la madre incrementa también las cantidades ingeridas y la frecuencia con la que las ingiere. 

Por eso, la gestante debe extremar los cuidados y seguir buenos hábitos de higiene bucodental.

Prevenir, mejor que curar

Julia Cárdenas, odontóloga de la Clínica Perio Plénido, aconseja acudir al odontólogo durante el segundo trimestre de gestación, para que éste le indique si tiene alguna patología y, de ser así, aplicar el tratamiento preventivo más adecuado. En esta etapa del embarazo, no existe ningún problema en utilizar anestesia local y en caso necesario, el odontólogo usará fármacos anestésicos compatibles con la gestación. Además, subraya la importancia de una correcta higiene oral, eliminando la placa dental y el sarro y seguir una dieta equilibrada, evitando los alimentos dulces y de consistencia pegajosa.

 

Magda Campos