Cómo aliviar los calambres en las piernas en el embarazo

Frecuentes y muy molestos

Los calambres en las piernas son un trastorno frecuente de la gestación motivado por la retención de líquidos, las dificultades en la circulación y el aumento de peso. Toma nota de lo que puedes hacer para prevenirlos y aliviarlos.

 
embarazada tumbada

Durante las 40 semanas que dura el embarazo tus piernas se enfrentan a múltiples peligros. La retención de líquidos hace que estén hinchadas y fatigas; el aumento de la sangre que circula por tu cuerpo y la acción hormonal hace que aparezcan varices y arañas vasculares y el aumento de peso y la presión del bebé sobre las venas y nervios hace que los calambres sean un trastorno habitual. Suelen ocurrir de noche a partir de la segunda mitad del embarazo y con tanta intensidad que te despertarán.

Cómo prevenir los calambres

Aunque puede que no consigas evitarlos por completo, algunas sencillas medidas te ayudarán a reducir su incidencia y prevenir su aparición. Toma nota de ellos y ponlos en práctica siempre que puedas.

1. Usa zapatos con tacones bajos. Los zapatos completamente planos no están recomendados durante la gestación pues aumentan los dolores de espalda. Escoge zapatos con cuñas de entre 2 y 4 centímetros de altura.

2. Duerme con las piernas elevadas. Puedes usar un cojín o colocar una manta doblada debajo del colchón. Esta posición facilita el retorno venoso de los pies al corazón y ayuda no sólo a reducir los calambres, sino también las varices.

3. Cambia de postura con frecuencia si debes pasar tiempo sentada o de pie. Cuando estés sentada, coloca las piernas sobre un escabel y no las cruces. Si estás muchas horas de pie, haz movimientos circulatorios con las piernas y los tobillos.

4. Da paseos con frecuencia, ayudan a activar la circulación y reducen la retención de líquidos. 

5. Date masajes en las piernas empezando por los tobillos y acabando por los muslos con movimientos circulares. Las cremas refrescantes pueden usarse en el embarazo y proporcionan una sensación muy agradable.

6. Antes de acostarte, haz ejercicios de estiramiento de gemelos y tibiales estirando la punta de los dedos hacia arriba y hacia abajo.

7. Algunos estudios relacionan los calambres con el magnesio, el sodio y calcio. Procura estar bien hidratada y come plátanos.

Qué hacer para aliviar los calambres

Si pese a todas estas medidas, los calambres te sorprenden en mitad de la noche, mantén la calma, levántate, estira la pierna apoyándola en el suelo y flexiona suavemente el pie hacia delante. El objetivo es estirar el gemelo todo lo posible. Camina unos metros aunque al principio te duela, mejor si lo haces sobre una superficie fría. Cuando el dolor más intenso pase, masajea suavemente la zona y si te molesta mucho, ponte un poco de hielo cubierto con un trapo.

 

Magda Campos