10 motivos para acudir a Urgencias en el embarazo

Los que pueden esperar y los que no

Hay muchos motivos de consulta durante el Embarazo. La mayoría se resuelve en las visitas rutinarias porque responden a las pequeñas molestias típicas del embarazo. Pero algunos síntomas obligan a acudir a un Servicio de Urgencia o a consultar sin tardar con la matrona. Los profesionales del servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital de Manises nos ayudan a distinguirlos.

 
10 motivos de consulta en el embarazo

Aunque la mayoría de los embarazos transcurre sin mayor problema, algunas complicaciones deben tratarse de inmediato y motivan acudir al Servicio de Urgencia del hospital más cercano o a consultar con la matrona sin esperar a la próxima cita. El doctor Fernando Gil Raga, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital de Manises los clasifica como sigue.

  1. Sangrado. “Es una de las urgencias más comunes durante cualquier etapa del embarazo, especialmente el primer trimestre. Alrededor del 20% de las embarazadas tienen algún tipo de sangrado en esta etapa” confirma el doctor Gil Raga. Aun así, cualquier sangrado en cualquier momento del embarazo debe atenderse con carácter urgente para evitar un parto prematuro.
  2. Dolores abdominales o pélvicos. En caso de que te duela la tripa, túmbate durante un rato. Habitualmente, el dolor remite. “En el caso de que esto no ocurra, lo más aconsejable es acudir a la matrona para evitar complicaciones” aconseja el doctor.
  3. Contracciones uterinas. Las contracciones suaves son una actividad normal del útero durante el embarazo. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia explica que “hay que diferenciar entre contracciones preparatorias que tienen un patrón irregular, de las que señalan el establecimiento del trabajo de parto, que suelen ser más frecuentes y regulares, suceden cada pocos minutos y no cesan en varias horas”. No te quedes con la duda y acude a que un especialista descarte el inicio de un parto prematuro.
  4. Fiebre Alta. Una temperatura superior a 38ºC es motivo de consulta ya que puede ser indicativo de alguna infección que resulte un riesgo para el embarazo.
  5. Ausencia de movimientos fetales. A medida que el niño crece en el útero, reduce su actividad que le resulta más costosa por falta de espacio. Sin embargo, “si la mamá nota que los movimientos paran de forma brusca o no lo siente en 12 horas, hay que consultar con la matrona”, asegura el doctor Gil Raga.
  6. Vómitos intensos. Los vómitos y náuseas en el embarazo son bastante frecuentes, sobre todo desde las primeras semanas hasta el segundo trimestre. Dejan de ser normales cuando son muy intensos y repetidos, ya que pueden derivar en una pérdida importante de peso y deshidratación. Es lo que se denomina hiperémesis gravídica y se suele tratar mediante la reposición hídrica y la administración de fármacos antieméticos, indicados para impedir el vómito.
  7. Pérdida de líquido vaginal. Conviene diferenciar la pérdida de líquido vaginal o del líquido amniótico con el flujo. Por eso es importante que, sobre todo a partir del segundo trimestre, este tipo de pérdidas se controlen para descartar una rotura de la bolsa, que podría derivar en un parto prematuro. El doctor Gil Raga, recomienda que “ante la mínima duda y aunque el goteo sea pequeño, es bueno que la madre acuda a la matrona para recibir un correcto diagnóstico”.
  8. Dolor de cabeza constante.  Cuando remite con analgésicos, el dolor de cabeza no revierte mayor gravedad. Sin embargo, el dolor frecuente e intenso, es motivo de consulta urgente ya que se puede tratar “del aumento de la presión sanguínea, teniendo que descartar hipertensión arterial o preeclampsia”, puntualiza el doctor Gil Raga. Merece especial atención en la segunda mitad del embarazo porque suben los riesgos de que aumente la presión arterial.
  9. Golpes o accidentes. El embarazo aumenta los riesgos de caídas. Por un lado, el tamaño del abdomen altera el centro de gravedad de la mujer, lo que la hace más inestable. Y por otro, la hormona que provoca que la pelvis aumente su diámetro, la relaxina, también actúa sobre el resto de articulaciones haciéndolas más laxas. Según la gravedad de las lesiones en caso de caerte, acudirás a tu matrona o a un hospital.
  10. Varices o  hemorroides dolorosas. Aunque es algo muy común durante la gestación y el puerperio, deben ser vigiladas por si se inflaman o duelen. En palabras del doctor Fernando Gil Raga, “en general, no son graves ni preocupantes. Sí se debe consultar con la matrona cuando la paciente con hemorroides sienta dolores súbitos, ya que puede ir asociado a una trombosis”.
 

Victoria Gómez