10 claves para mejorar el reposo en el embarazo

Bueno para ti y tu bebé

Algunos problemas del embarazo como la hipertensión, la placenta previa o la amenaza de aborto obligan a prescribir reposo hasta que los síntomas mejoren. La embarazada deberá olvidarse de su vida normal durante semanas. Estas son las claves para obtener todos los beneficios del reposo en el embarazo.

 
las claves del reposo en el embarazo

Ciertos problemas del embarazo requieren que la gestante se mantenga físicamente inactiva hasta que mejoren los síntomas. Durante varias semanas, deberá olvidarse de su vida normal y observarlo todo desde su cama. No podrá ir a trabajar, atender su casa, jugar con sus hijos, ir al cine con los amigos...

Conocer los beneficios que este reposo forzado puede tener para ti y tu bebé te ayudará a aceptarlo. Luego, deberás organizar tu vida para que los días transcurran de la mejor manera. Estas son las claves del reposo en el embarazo.

1. El reposo disminuye la presión del bebé sobre el cuello uterino lo que podría provocar su dilatación en caso de amenaza de aborto.

2. Si los problemas son de la placenta, el reposo aumenta el riesgo sanguíneo hacia ella lo que facilita la llegada de nutrientes y oxígeno al bebé. Puede ser importante si se diagnostica un Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR), por ejemplo.

3. Estando en la cama, tus riñones y tu corazón funcionan a pleno rendimiento lo que mejora los problemas de hipertensión y preeclampsia.

4. Tu ginecólogo te indicará no moverte de la cama. Arregla tu habitación para tener todo a mano: agua, libros, móvil, mando a distancia... y evitar levantarte con cualquier pretexto.

5. Lo habitual es que puedas levantarte para ir al baño. Pregunta a tu médico la conveniencia de ducharte en vez de usar la bañera.

6. Comer en la cama o en la mesa es otro punto que deberás aclarar. Esta decisión dependerá del motivo de tu reposo y de su evolución. En cualquier caso, conviene que adaptes tu dieta a tu nueva situación. El reposo reduce el gasto energético, evita el picoteo de dulces, fritos, frutos secos... Come fibra y bebe agua para evitar el estreñimiento que podría ir a peor con tu inactividad. 

7. Para mejorar tu circulación sanguínea, podrás practicar pequeños movimientos circulares con tus pies y muñecas. Habla con tu ginecólogo si deseas añadir ejercicios o si estar tumbada tanto tiempo te provoca dolores de espalda.

8. Manténte ocupado. Las nuevas tecnologías te ayudarán a estar conectada con tus amistades, hacer tus compras, ver series y películas, escuchar música... Podrás, leer, tejer, coser, hacer álbumes de fotos, repasar las técnicas de relajación, hacer meditación o visualización y planear la llegada de tu bebé.

9. El reposo no suele ser compatible con la actividad sexual. Habrá que posponer el placer compartido hasta que mejore tu estado.

10. Si trabajas, estarás de baja por incapacidad temporal. Eso quiere decir que tu descanso no te restará días de permiso por maternidad.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon