Una técnica para seleccionar el mejor espermatozoide

Lo último en fecundación in vitro

17/09/2009

Un avance más. Gracias a una potente lente, ya es posible seleccionar en laboratorio los espermatozoides de mayor calidad de una muestra. Con ello se consiguen mejores tasas de fecundación.

 

La clínica Ginefiv de Madrid da un paso más en las técnicas de fecundación in vitro con la incorporación del IMSI, un procedimiento que permite observar el gameto masculino a dimensiones nunca vistas hasta ahora. La ventaja de la Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides Seleccionados Morfológicamente (IMSI), que así se denomina la técnica, es de gran importancia: permite seleccionar de una muestra de semen los espermatozoides que estén en las mejores condiciones. Y, como asegura la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de Ginefiv, “esto significa aumentar alrededor de un 15-20% las probabilidades de fecundación del óvulo”.

Una lente muy potente
Si con el microscopio convencional se conseguían de 200 a 400 aumentos, con el IMSI la imagen se agranda hasta unos 6.000, lo que se traduce en una calidad de visión excepcional. Así, se puede observar de cerca la morfología del espermatozoide y descartar aquellos que son deformes o no aptos para la fecundación. De esta forma, al seleccionar espermatozoides sin alteraciones morfológicas se reducen las tasas de aborto en un 50%. De hecho, uno de cada tres embarazos surgidas de fecundación in vitro que se malogran responden a que el gameto masculino tenía problemas morfológicos. Con el IMSI se pueden seleccionar aquellos que presenten las mejores condiciones, esto es, que sean simétricos, lisos, ovales, con la cola recta, el núcleo fijo y de color transparente. Y descartar aquellos que presenten más de un 4% de vacuolas –vesículas que contienen residuos celulares que los convierten en defectuosos–, algo que, como comenta Luis Español, gerente de Ginefiv, “hasta ahora, era imposible observar en el laboratorio con los medios convencionales puesto que la imagen no estaba tan aumentada”.

¿Para quién está indicado?
El IMSI está indicado en casos de esterilidad masculina severa –aquellos que tengan un número de espermatozoides menor de 20 millones por mL, de movilidad reducida y con menos de un 30% de gametos con morfología normal– y también en casos de fecundación que hayan fallado anteriormente. Y por último, también se utiliza en pacientes que vienen del extranjero con varios fracasos a la espalda y quieren recurrir a la técnica que goza de una mayor tasa de éxito. “En esos casos, existe un desplazamiento de por medio y un coste emocional mayor, por lo que es importante ofrecer la mejor técnica desde un principio”, asegura Luis Español.

 

Raquel Burgos




Elige y compra en Amazon