Cómo se evalúa la capacidad reproductora de una pareja

Del diagnóstico al tratamiento

Lo primero que hará el especialista cuando acudáis a un centro de infertilidad es buscar la causa de la dificultad reproductora. Dependiendo del diagnóstico, os propondrá un tratamiento u otro.

 
pareja

Estáis intentando tener un bebé, pasan los meses y el embarazo no llega. Los especialistas recomiendan que la pareja consulte sobre su fertilidad después de transcurrido 1 año. De 6 meses en caso de que la mujer tenga 36 años o más. Una vez localizado el centro en el que vais a depositar vuestra confianza, se pondrá en marcha el proceso de diagnóstico para valorar vuestra capacidad reproductora. A continuación, se os propondrá un tratamiento y se os informará sobre su probabilidad de éxito. 

El diagnóstico

Los especialistas siguen un protocolo de actuación que consiste en varios pasos:

Paso 1. Se realiza una entrevista a la pareja para establecer su historia clínica.

Paso 2. Se realiza una exploración a ambos miembros de la pareja. 

Paso 3. Las demás pruebas dependen de la edad de la mujer, de lo que se haya encontrado en la exploración y en el interrogatorio. Pero en general, hay tres grandes líneas de actuación:

-Conocer el perfil ovulatorio y la reserva ovárica que tiene la mujer. Este dato esa fundamental porque el tiempo de fertilidad es limitado, y saber la edad del ovario y de sus óvulos, va a marca el timing (periodos de tiempo) para realizar una técnica u otra. La reserva de óvulos se evalúa con una ecografía y el estado funcional del ovario con una analítica hormonal.

-Hacer un análisis del esperma para saber el volumen del semen eyaculado, el número y la movilidad de los espermatozoides y la morfología espermática. 

- Si el esperma está correcto, la edad de los ovarios y de los óvulos es adecuada y la mujer ovula de forma satisfactoria, se hacen pruebas para saber cómo están las trompas. Un estado deficiente de las trompas -por ejemplo, la obstrucción tubárica- impiden el embarazo espontáneo.

Después de estos estudios, puede ocurrir que no se encuentre ningún factor que explique esta dificultad de embarazo. Entonces, se entra en el grupo de la llamada “infertilidad desconocida”, sin causa aparente. Esto no quiere decir que no haya un problema, probablemente lo haya, pero no se ha podido diagnosticar. Este tipo de infertilidad supone entre un 10% y un 15% de los casos.

Los tratamientos

Los tratamientos dependen de la edad de la mujer y de los resultados de las pruebas.  

  • Si se trata de una pareja de 36 años, formada por un hombre con una calidad espermática aceptable y una mujer con una buena reserva de óvulos, se puede optar por un protocolo más lento, empezando con medicamentos que estimulen la ovulación, pasar a una inseminación artificial y finalmente a una fecundación in vitro. 
  • En cambio, una mujer con obstrucción de las trompas, la solución pasa por una fecundación in vitro. 
  • En el caso de un hombre con una calidad de esperma baja, el embarazo será difícil de conseguir estimulando los ovarios o con una inseminación artificial. Normalmente, se intenta la fecundación in vitro.
  • Cuando la reserva folicular de la mujer es baja, el factor tiempo es importante. Muchos especialistas consideran que, en estos casos, la inseminación artificial es una pérdida de tiempo y recomiendan la fecundación in vitro. 
 

Gema Martín