Los cuidados indispensables en el embarazo gemelar

Más bebés, más cuidados

Tu embarazo es especial: necesitas más cuidados y una atención médica más estrecha, pero ¿qué es eso cuando sabes que llevas dos bebés dentro de ti?

 
Emabarazada con mellizos

El seguimiento del embarazo gemelar

Desde la primera consulta, se establecerá un calendario de visitas, de estudio analítico y ecográfico, así como de control de la tensión arterial y del peso. En el primer trimestre de la gestación, la ecografía es insustituible para determinar el tipo de embarazo gemelar. Si es monocorial –lo que significa que comparten una única placenta y pueden estar o no dentro de la misma bolsa amniótica–, los controles ecográficos se llevarán a cabo cada dos semanas para detectar lo más rápido posible problemas como el síndrome de transfusión feto-fetal. Si es bicorial –cada feto tiene su propia placenta pero pueden estar en la misma bolsa–, los estudios en la primera mitad del embarazo serán similares a los de la gestación de un único bebé.

Las recomendaciones médicas para la madre dependerán de su estado de salud, de sus características y de los datos de la evolución del embarazo. Como medidas generales, deberá descansar diariamente entre 8 y 10 horas para prevenir contracciones uterinas, rebajar la actividad física a medida que avance el embarazo, así como los viajes, y seguir una alimentación adecuada con suplementos diarios de ácido fólico y hierro para prevenir la anemia.

El peso y la dieta en un embarazo gemelar

Respecto a las calorías necesarias, los primeros meses será suficiente con 2.800 y los últimos, con 3.300. Con esas calorías ganarás entre 12 y 17 kilos, que es el aumento de peso más adecuado para un embarazo gemelar.

No hay que comer el doble, sino modificar los hábitos alimentarios. Los productos deben ser ricos en vitaminas, hierro y calcio. Y, por supuesto, ingerir un aporte adecuado de todos los nutrientes para evitar deficiencias que puedan afectar al desarrollo del feto: proteínas, hidratos de carbono, minerales, ácidos grasos... Es posible que necesites suplementos alimenticios de ácido fólico, vitamina B12, yodo y hierro.

La ecografía, fundamental en el embarazo gemelar

Desde la primera ecografía se demuestra su importancia ya que en ella se puede saber no sólo el número de fetos sino si comparten o no la misma placenta. Además la evaluación de la anatomía y el tamaño de los fetos permite descubrir malformaciones fetales y retrasos en el crecimiento de los fetos, algo muy común en el embarazo gemelar. También es fundamental para medir el cuello del útero y predecir si hay riesgo de parto prematuro. Además existen casos de patologías especiales que sólo aparecen en algunos tipos de gemelos y estas patologías pueden ser tratadas intraútero con técnicas exitosas una vez diagnosticadas correctamente.

Cuando la terapia fetal es la solución

La terapia fetal puede usarse con éxito en casos especiales y bien estudiados. Son técnicas invasivas que suponen la entrada de material quirúrgico en el útero a través de incisiones muy pequeñas. Se realizan en muy pocos centros que son de referencia para todo el país. Algunas circunstancias especiales que sólo suceden en gestaciones gemelares encuentran su solución en la terapia fetal. Por ejemplo en los gemelos monocigoticos con una única placenta puede aparecer el llamado Síndrome de transfusión feto-fetal. Se da cuando existen en la placenta uniones de vasos que lleva sangre de un feto al otro y que hacen que un feto no reciba casi sangre y el otro en cambio la reciba casi toda (de ahí el nombre de transfusión). Esto podría suponer la muerte de ambos. Hoy en día es posible destruir estas uniones patológicas mediante láser y permitir que cada feto reciba la sangre que le corresponda sin que uno le “robe” sangre al otro. Esto es un ejemplo de un campo que está abriendo nuevas expectativas a esos casos que son infrecuentes pero desgraciados.

Asesoramiento: Dra. Carmen Guillén, ginecóloga y obstetra en el Hospital 12 de Octubre de Madrid.

 


Elige y compra en Amazon