¿Tripa grande, bebé grande?

El tamaño de tu tripa no es lo importante

El tamaño de la tripa es objeto de muchos comentarios durante el embarazo. Y es que los cambios en la fisionomía de la mujer son importantes y los que te conocen se pueden sorprender. Pero no te preocupes si te declaran que es muy grande o demasiado pequeña. Su tamaño no tiene mucho que ver con el de tu bebé y menos con su estado de salud.

 
tripa embarazada

La teoría de que a tripa grande, bebé grande es falsa e incluso peligrosa si te lleva a cambiar tu dieta. Evidentemente, un abdomen materno voluminoso puede albergar un feto grande pero no siempre. Existen varios factores que influyen en la forma y tamaño del abdomen materno. Una mujer alta siempre dará la impresión de tener una barriga más reducida que una bajita. La tripa de una futura mamá delgada o estrecha de caderas parecerá más grande que la de una mujer de constitución más gordita o ancha de caderas. 

En cada ecografía, conocerás la estimación de peso de tu futuro bebé. Tu ginecólogo comprobará que corresponde a su edad gestacional y si la pauta de crecimiento es la adecuada. Esta información, junto con los análisis que se te practicarán le orientará sobre el correcto desarrollo tu pequeño. Algunas patologías como la diabetes gestacional puede provocar una aumento excesivo de peso del bebé. También existen patologías ligadas al líquido amniótico como la polihidramnios que pueden provocar un aumento anómalo de la tripa. Pero si acudes con regularidad a consulta, todo estará bajo control.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon