De qué depende el peso del bebé al nacer

¿Puedes ayudar?

Al final de la gestación el bebé pesa alrededor de 3,400 kilos. Sin embargo, algunos son más pequeños y otros más grandes. ¿De qué depende? ¿Cómo influirá su tamaño en el parto?

 
Bebé grande

Hoy se considera normal un peso de entre 3,400-3,500 kilos en los niños y unos 200 gramos menos en las niñas. Por debajo de los 2,500 kilos y por encima de los 4,500 se habla de bebés de bajo peso (microsomáticos) y con sobrepeso (macrosomáticos). Esto no quiere decir que se trate siempre de bebés pretérmino ni postérmino. Hay niños nacidos de 36 semanas que pueden pesar 4 kilos y, al contrario, uno nacido después de las 40 semanas puede sufrir como consecuencia un envejecimiento de la placenta y, por tanto, una peor nutrición y un peor crecimiento. De igual forma, un niño excesivamente pequeño puede haber sido armónico, pero ha dejado de crecer y será pequeño pero muy proporcionado.

Los factores que influyen
Muchos de los factores que influyen en el peso que tiene el bebé al nacer están al alcance de tu control. Estos son algunos de ellos:
-Tu edad: Según los obstetras, la edad óptima para la reproducción se sitúa entre los 20 y los 30 años. Tanto los hijos de adolescentes como los de madres maduras tienden a ser de menor peso que los nacidos de madres en la edad considerada ideal.
- El número de hijos: Si este es tu segundo hijo, probablemente será más grande que el primero, y si es el tercero, más que el segundo. Tus vasos uterinos son más amplios tras un embarazo y la placenta de los siguientes fetos se nutre mejor.
- El intervalo entre hijos: Si la sucesión de hijos es muy rápida, el organismo materno no tiene tiempo de reponerse, ni desde el punto de vista general ni desde el reproductivo.
- Tus hábitos: Como ya sabes, el tabaco, el alcohol y las sustancias narcóticas están estrechamente relacionados con el nacimiento de niños de bajo peso y prematuros.
- Tu estabilidad emocional: Inmadurez física y mental, embarazos no deseados, fatiga, ruidos, actividad laboral y todas aquellas circunstancias estresantes que pueden aumentar la tensión emocional, repercuten negativamente en el crecimiento fetal.

El tamaño de la mamá y el del bebé
Está comprobado que, a mayor estatura materna, mayor tamaño fetal, pues tienen un útero mayor, lo que permite mantener la velocidad del crecimiento fetal por más tiempo. La altura y peso de papá tienen poco que decir en la mayoría de los casos.

Ojo con los kilos de más
Los kilos ganados a lo largo de tu embarazo son otro factor a tener en cuenta. Su influencia sobre el crecimiento fetal es escasa hasta que la madre sobrepasa los 7 primeros kilos, pero a partir de entonces el peso del feto crece de forma proporcional a la ganancia ponderal de la madre hasta los 20 kilos. Se trataría de una caso extremo, pues lo habitual es que ganes entre 9 y 13 kilos a lo largo de los 9 meses.

¿Cómo será mi parto?
Si se trata de un bebé muy pequeño, y en ausencia de complicaciones, el parto vaginal se desarrollará sin problemas e incluso el expulsivo será más sencillo que el de un bebé de peso normal. Pero tener un bebé pequeño no implica que el parto sea invariablemente vaginal. Si surgen complicaciones. como la placenta previa, será necesaria una cesárea de urgencia, al igual que en el resto de partos.

Mientras, si esperas un bebé muy grande, el ginecólogo valorará con tiempo si existe una desproporción entre el tamaño del niño y la pelvis de la madre. De ser así, programará una cesárea para evitar un parto vaginal traumático, tanto para la madre como para el bebé, que podría sufrir fracturas óseas. Además, al existir dicha desproporción, las contracciones serían ineficaces y el parto mucho más largo.

Asesoramiento: Dr. Tomás Alonso Ortiz, jefe de la sección de Neonatología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

Vanesa Lleó