Cómo se forman los pulmones del futuro bebé

Preparados para respirar

Los pulmones son vitales para la supervivencia del bebé. Te contamos cómo se van formando y a partir de qué fecha están preparados para llenarse de aire.

 
feto

Este es el calendario del desarrollo de los pulmones del futuro bebé:

Entre la 3.ª y 7.ª semana: es la fase embrionaria. Aparecen los esbozos de los pulmones en la zona del intestino hacia el día 26 o 28 de la concepción.

Entre la 7.ª y la 16.ª semana: fase pseudoglandular. Comienza el desarrollo del árbol bronquial. 

Entre la 17.ª y la 27.ª semana: fase canicular. Los bronquios comienzan a dividirse en bronquiolos respiratorios. Empiezan a aparecer los neumocitos –células pulmonares– y el surfactante. El feto comienza a realizar movimientos diafragmáticos que son ensayos de lo que luego serán los movimientos respiratorios.

Entre la 28.ª y la 36.ª semana: fase sacular. Se observan los primeros alveolos después de las 30 semanas. A su alrededor se forman los vasos sanguíneos que le ayudarán a absorber el oxígeno y a expeler el anhídrido carbónico. 

Entre la 37.ª semana y los 2 a 3 años: fase alveolar. Los pulmones continúan segregando surfactante para su maduración. 

Mientras este proceso se completa, tu hijo, en su vida uterina, se servirá de otros mecanismos para obtener el oxígeno que necesita. Así, es  la placenta la que actúa de “pulmón” durante todo el embarazo. A través del  cordón umbilical tú le aportarás no sólo los nutrientes que necesita para crecer, sino también permitirás el recambio de oxígeno y dióxido de carbono que requiere para vivir. Más adelante, alrededor de la semana 26 de gestación, el feto comienza a realizar movimientos diafragmáticos –lo que se conoce como respiración fetal–. Estos no sirven para hacer el recambio de oxígeno y CO2, sino para eliminar el líquido que se produce en los pulmones en cantidades importantes y para favorecer el crecimiento pulmonar.