Los padres ya pueden registrar a su bebé con el orden en los apellidos que quieran

El apellido paterno ha dejado de mandar sobre el materno

Desde el 30 de junio 2017, el apellido paterno ha dejado de tener preferencia sobre el materno. Los padres pueden registrar a su hijo en el Registro Civil con el apellido que elijan en primer lugar.

 
Los padres pueden elegir el orden de los apellidos de tus hijos

Por fin, entra en vigor la ley aprobada en 2011 por el Gobierno de José Luis Zapatero. Los padres indicarán al Registrador Civil el apellido a colocar en primer lugar. El objetivo de la ley, según el Ministerio de Justicia es “la absoluta igualdad entre progenitores”. La ley establece que la decisión tomada para el primer hijo determinará el orden para la inscripción de los hijos futuros. Así, todos los hermanos harán uso común del mismo apellido.

En caso de falta de acuerdo entre los padres, el encargado del Registro Civil requerirá a los progenitores para que en un plazo máximo de tres días, comuniquen el orden de los apellidos. Transcurrido este plazo sin comunicación expresa, el encargado tomará la decisión atendiendo el interés superior del menos. La ley contempla también el cambio de apellidos de los hijos y nietos de mujeres víctimas de la violencia de género.

Desde 1999, los padres que deseaban por mutuo acuerdo que su hijo llevara el apellido materno en primer lugar podían solicitarlo pero los trámites eran largos y complicados. Ante una falta de acuerdo, siempre mandaba el paterno. Desde esta fecha, las parejas que se ha acogido a esta posibilidad son una minoría pero aumenta paulatinamente. En 2106, fueron 2.953 las que lo hicieron para unos 420.000 nacimientos.

Criterios para una decisión

Al margen de consideraciones de orden afectivo o familiar, existen otras de carácter social que pueden aconsejar un cambio en el orden de los apellidos. La Dirección General de los Registros y del Notariado aclara que los criterios que prevalecen en esta toma de decisión están encaminados a evitar combinaciones malsonantes o contrarias al decoro, cacofonías, que el primer apellido se confunda con el nombre o con la identidad de una persona famosa y que proyecta una imagen negativa en la sociedad.

 

Victoria Gómez