El papeleo tras el parto

Ciudadano de pleno derecho

La inscripción en el Registro Civil, la Seguridad Social y solicitar su cartilla sanitaria son los primeros trámites que tendrás que realizar en los días siguientes al nacimiento de tu hijo. Te los explicamos con detalle.

 
Padres con bebé

Una vez os hayáis repuesto de la emoción inicial por haber recibido a vuestro pequeño, podéis empezar a arreglar su situación legal, dándole de alta en los registros oportunos. Estos trámites, que suele llevar a cabo el padre porque la madre aún se está recuperando, requiere documentos comunes. Toma buena nota para poder solucionarlo sin problemas si esperas innecesarias.

Recuerda llevar siempre a mano la tarjeta sanitaria y el DNI tanto del padre como de la madre y haz fotocopia de todos los papeles que vayas rellenando. 24 horas después de su nacimiento –o cuando os den de alta–, el hospital expedirá un certificado de nacimiento en el que aparecerán todos sus datos y los vuestros. De no ser así, rellénalos tú mismo para ahorrar tiempo después. Los dos primeros trámites a realizar son su inscripción en el Registro Civil y en la Seguridad Social.

En el Registro Civil. La ley establece que debe darse de alta al bebé en el registro entre 24 horas y 8 días después de su nacimiento, pudiendo extenderse este permiso en casos excepcionales –como ante un parto prematuro– hasta 30 días. Para hacerlo, debes acudir a la sede del Registro Civil de la ciudad en la que vives con el certificado de nacimiento del hospital –se quedarán con él–, el libro de familia y el DNI del padre y la madre. Ten en cuenta que si no estáis casados es necesario que ambos acudáis al registro. De ahí saldréis con una página de “nuevo miembro” del libro de familia rellena y sellada con su nombre y apellidos, fecha, hora y lugar de nacimiento y su número de afiliación. En 2013 se aprobó la inscripción en el Registro por internet, pero en julio de 2014 aún no se había puesto en marcha.

En la Seguridad Social. El paso siguiente es dar de alta a vuestro hijo como beneficiario de uno de vosotros en la Seguridad Social, para poder obtener así la cartilla médica. Este trámite es de especial importancia ya que sin ella no podrán daros cita con un pediatra y, a partir del cuarto día tras su nacimiento tendrán que hacerle la segunda prueba del talón. Por eso, te aconsejamos que aproveches el mismo día en que acudas al registro para acercarte a una oficina de la Seguridad Social con el libro de familia –tu hijo ya debe figurar en él– y la cartilla de la Seguridad Social –que no la tarjeta médica– y el DNI del progenitor con quien vaya a inscribirse el niño, que será el que tenga que hacer el trámite obligatoriamente. Es decir, si va a ser beneficiario de la madre, ella tendrá que firmar los papeles.
Una vez que rellenes por duplicado un documento con los datos del titular y los beneficiarios a su cargo, obtendrás la tarjeta de tu bebé, con la que podrás acudir a vuestro centro de salud de referencia para que le asignen pediatra y pedir cita para su primera revisión.

Empadronamiento. En general, la inscripción de los recién nacidos en el padrón se hace automáticamente cuando estos son dados de alta en el Registro Civil, pero algunos ayuntamientos aún requieren que este trámite se haga en sus oficinas. Para empadronarle sólo necesitas el certificado del Registro y el libro de familia, y recuerda que al menos uno de los progenitores debe estar empadronado en el mismo domicilio que el niño, ya que los menores no pueden figurar solos. Hay algunos consistorios que permiten inscribir al niño a través del correo, descargando el impreso de la página web del ayuntamiento.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon