Cómo conciliar familia y trabajo

¿Es flexible tu empresa?

El 30% de las mujeres que se convierten en madres no vuelve a trabajar. La maternidad les cambia la forma de enfrentar su vida personal y laboral. Y por un lado, colocan a sus hijos en primer lugar de importancia de sus ocupaciones y, por otro, empiezan a toparse con las dificultades diarias que supone compatibilizar el cuidado de su familia con su desarrollo profesional.

 
 

Dónde está el problema

Ley para la Igualdad efectiva de hombres y mujeres, Ley de Conciliación de la vida laboral y familiar de las personas trabajadoras… El marco legal que protege la vida laboral de las mujeres cada día es mayor. Pero la conciliación no se consigue únicamente a golpe de leyes. Es necesario superar otras cuestiones como:

  • Falta de flexibilidad en las empresas.
  • Jornadas de trabajo prolongadas, las más largas de Europa.
  • Cultura presentista en el ámbito laboral, es decir, basada en la presencia del empleado en el puesto de trabajo en vez de valorar el logro por objetivos.
  • Enfoque mecanicista que ve la maternidad como un lastre para una empresa.
  • Falta de equilibrio entre padres y madres en el cuidado y responsabilidad de los hijos.

Raquel Burgos