Todo despido de embarazada es nulo

El Supremo sienta jurisprudencia

La sala de lo Social del Tribunal Supremo ha declarado que todo despido de una mujer embarazada, aunque esta no notifique su estado a la empresa, es nulo. Asume así la doctrina emanada del Tribunal Constitucional en agosto de 2008.

 
Trabajando

Tras cinco largos años de lucha judicial, María Jesús López consiguió el pasado mes de agosto que el Tribunal Constitucional le diera la razón y declarase su despido nulo. Ahora, la sala de lo Social del Tribunal Supremo ha asumido esta sentencia, generando así jurisprudencia en la materia y permitiendo que se aplique esta doctrina en futuras sentencias.

El argumento fundamental del Tribunal Constitucional era que el derecho a la intimidad de la trabajadora debía primar en cualquier caso, por lo que esta no tenía obligación de comunicar a la empresa su estado de buena esperanza para evitar un despido.

Por su parte, el Supremo mantenía que era preciso que se hubiese producido tal comunicación para que el despido pudiese achacarse a la gestación. Según el propio Tribunal Supremo, que la gestante perdiese su puesto por su estado suponía una vulneración de un derecho fundamental, al producirse una discriminación por razón de sexo. Ahora, este derecho se considera vulnerado aún sin que la empresa sea consciente del estado de su trabajadora, que es una cuestión personal que esta puede compartir o no con el empresario.

Así, todo despido de una trabajadora embarazada será considerado nulo, salvo que existan razones objetivas, como el cierre de la empresa, o si la trabajadora incumple injustificadamente sus obligaciones contractuales.

 


Elige y compra en Amazon