La paternidad tardía alarga la vida de los hijos

Los espermatozoides de los varones mayores protegen frente a enfermedades

Los varones que tienen hijos a una edad madura ayudan a aumentar la longevidad de sus descendientes, incluyendo a sus nietos. 

 
Niño con papá mayor

El creciente retraso en la edad en la que los españoles nos animamos a tener hijos podría tener beneficios en la longevidad de nuestros pequeños, sobre todo si es el padre quien es mayor. Esa es, al menos, la principal conclusión de un estudio elaborado en la Universidad Northwestern de Illinois (EE UU), que asegura que la paternidad tardía aumenta la longevidad de los hijos y nietos, al ofrecer protección frente a ciertas enfermedades. 

Según los investigadores, la formación genética de los espermatozoides cambia a medida que el hombre envejece. Los telómeros del esperma  –una estructura de los cromosomas que alberga el ADN y que es el factor determinante para la longevidad– se alargan con la edad y, por eso, ofrecen protección a las células contra algunas patologías. Esa es la razón de que algunos individuos vavan más. Al analizar el caso de 1.800 pacientes comprobaron que los telómeros eran más largos en los que tenían padres más mayores.

 

Gema Martín