Embarazada, tu trabajo no peligra

La Ley impide que te despidan

30/07/2008

No es raro que, si acabas de quedarte embarazada, a las preocupaciones lógicas de tu estado añadas una más: ¿pueden despedirme por estar embarazada? ¿Qué puedo hacer si esto ocurre? Ya puedes dejar de preocuparte.

 
Despido nulo

María Jesús Pérez tuvo que enfrentarse a esta situación hace cuatro años y medio cuando, trabajando como auxiliar administrativa en la Asociación Provincial del Metal de Badajoz y estando embarazada, perdió su trabajo. La empresa justificó el despido alegando que su nómina se había encarecido y su puesto de trabajo ya no era necesario, pero reconoció rápidamente la improcedencia de la medida y ofreció a María Jesús la perceptiva indemnización.

Pero María Jesús no cedió. Decidió acudir a los tribunales al considerar su despido nulo en lugar de improcedente. La habían despedido solo por estar embarazada, violación clara de la Constitución y la Ley, al tratarse de una caso claro de discriminación por razón de sexo.

Tras cuatro años y medio de batalla legal y llegar hasta el Tribunal Constitucional, los jueces han dado la razón a María Jesús. La redacción actual del artículo, modificado en 1999, ha eliminado la exigencia de que la embarazada comunicase su estado de buena esperanza a la empresa, considerando más importante la protección del derecho a la intimidad del trabajador. La Ley considera que la mujer no tiene porqué hacer público su estado para salvaguardar su puesto de trabajo.

Este argumento fue esgrimido por los jueces de las tres primeras instancias. Como la empresa no tenía constancia del embarazo, aunque este fuese más que evidente, el despido obedecía solo a razones administrativas. El Constitucional sí se ha acogido expresamente a lo establecido en la Ley, que no exige comunicación alguna.

Además hay abundante jurisprudencia del Tribunal Constitucional que considera discriminatorio no prorrogar un contrato de temporal a una persona embarazada y sí hacerlo con otros trabajadores en iguales condiciones.

Debes saber que, desde el momento que el juez declara la nulidad de tu despido, esta tiene validez automática y el empresario deberá readmitirte en tu puesto de trabajo y abonarte los salarios que has dejado de percibir desde la fecha del despido.

Si tienes que enfrentarte a una situación como esta, busca asistencia jurídica y reclama tus derechos y, sobre todo, no te desanimes, pues el proceso para que se reconozca la nulidad de tu despido puede durar mucho tiempo

Asesoramiento: Estatuto General de los Trabajadores.

 

Laura Jiménez