800.000 parejas en España tienen dificultades para tener hijos

El estrés y la ansiedad son las principales consecuencias de la infertilidad

El retraso en la edad a la que se decide ser madre es el principal motivo de la infertilidad, un trastorno que afecta ya a 800.000 parejas españolas.

 
pareja

Aproximadamente unas 800.000 parejas en España y el 15% de las europeas tienen problemas de fertilidad, un trastorno que tiene un enorme impacto en la vida emocional de quienes lo sufren. El estilo de vida, los malos hábitos o el estrés podrían tener alguna influencia en el incremento de estos problemas pero, sin duda, es el retraso en la edad de las futuras madres el factor que más influye en las dificultades para concebir un hijo. “La edad es el mayor problema. En este momento, la edad media para tener el primer hijo se sitúa en los 31 años y en las clínicas de fertilidad suele rondar los 38”, asegura Valérie Vernaeve, directora médica de la Clínica Eugin.

Por este motivo, cada vez son más las parejas que recurren a tratamientos de fertilidad para lograr el embarazo, un proceso largo y difícil a nivel psicológico. “Enfrentarse a dificultades a la hora de tener hijos conlleva cierta tensón emocional y, en algunos casos, elevados niveles de estrés y ansiedad”, explica María Dolores Cirera, psicóloga de la Clínica Eugin. En este sentido, reducir las listas de espera y agilizar el proceso puede ayudar a las parejas a disminuir los periodos de espera. “Desde el punto de vista psicológico es muy importante que el proceso sea rápido. En una clínica en la que no hay listas de espera, el estrés emocional se reduce, por eso, nosotros intentamos que el proceso empiece inmediatamente”, señala Vernaeve.

Ellos también sufren

Son las que más consultan a los especialistas por problemas de fertilidad, las tratan de luchar contra el reloj biológico a través de los tratamientos y las que piden apoyo psicológico cuando creen que su ansiedad es tal que les llevará a dejar el tratamiento. Tanto es así, que en algunas ocasiones nos olvidamos de que ellos también sufren cuando no se logra el embarazo, que se sienten imponentes al no poder hacer nada frente a él y, en muchos casos, sin saber cómo ayudar a su pareja. “A los hombres les resulta muy difícil expresarse, contar sus emociones y pedir apoyo. Sus consultas se centran más en cómo dar apoyo a su pareja y cómo actuar cuando ellas se encuentran mal”, explica María Dolores.

 


Elige y compra en Amazon