La dieta de la Zona, buena para el embarazo y lactancia

Aporta salud y bienestar

Actrices, top models o cantantes como Jennifer Aniston, Cindy Crawford o Madonna han hecho de la dieta de la Zona su forma habitual de alimentarse. Su autor, el doctor norteamericano Barry Sears, nos explica todos sus ventajas para el embarazo y la lactancia.

 
embarazada comiendo

La dieta de la Zona se hizo famosa como dieta para adelgazar pero sus beneficios van más allá ya que tiene efectos positivos sobre la salud como fortalecer el sistema inmune y ayudar a mejorar la concentración, el humor y las funciones cognitivas. A largo plazo, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras relacionadas con procesos inflamatorios como la artritis e incluso el cáncer.

El médico e investigador norteamericano Dr. Barry Sears la recomienda en cualquier momento de la vida; también en el embarazo y tras el parto.

¿Qué puntos en común y diferencias hay entre la dieta de la Zona y la dieta mediterránea?

Sus puntos en común residen fundamentalmente en el consumo de hidratos de carbono provenientes de frutas y verduras; el uso moderado de proteínas bajas en grasa (pollo y pescado) y el aceite de oliva como un pilar principal en la alimentación. Las diferencias están en la considerable restricción de cereales y almidones (hidratos de carbono blancos) que se hace en la dieta de la Zona. Para compensar esta restricción, se trata de aumentar el consumo de hidratos de carbono provenientes de frutas y verduras. Esta pequeña diferencia constituye un gran beneficio hormonal ya que se tiende a reducir las inflamaciones, algo que hace más sana a la dieta de la Zona que la dieta mediterránea.

¿La dieta de la Zona es una forma de alimentarse o una dieta para adelgazar? 

Tanto la dieta de la Zona como la mediterránea son un estilo de vida. La gran ventaja de la dieta de la Zona es que contribuye a tener un mejor balance hormonal y ayuda a reducir volumen de una manera estable y duradera.

La dieta de la Zona incluye un suplemento en Omega 3. ¿Qué función cumplen los Omega 3 y 6 en el proceso de gestación y lactancia para la embarazada y el bebé?

Los  ácidos grasos Omega 3 son fundamentales para el desarrollo del cerebro del feto. También son muy importantes para controlar los cambios hormonales de la madre. Un exceso de ácidos grasos Omega 6 puede conllevar alteraciones en el ADN del bebé y en consecuencia, aumentar la posibilidad de que pueda desarrollar enfermedades como obesidad, diabetes y problemas de corazón en el futuro.

Tras el nacimiento, la madre necesita un aporte adicional de ácidos grasos Omega 3 para reequilibrar y regular sus propios niveles para poder dar el pecho y prevenir la depresión post parto.

El cerebro del bebé es el órgano que más rápido se desarrolla en los dos primeros años de vida.  Los recién nacidos necesitan un consumo constante de ácidos grasos Omega 3 para tener un desarrollo y crecimiento óptimo. Si la dieta del bebé tiene exceso en ácidos grasos Omega 6 mediante el uso de fórmulas especialmente pensadas para lactantes, puede traer consigo una serie de secuelas genéticas, algo que puede llegar a ser perjudicial para su salud.

¿Cómo aplicar los fundamentos de la dieta de la Zona a la alimentación diaria de la embarazada y lactante?

La embarazada debe tomar alrededor de un tercio adicional de calorías de las que marca el patrón de la dieta de la Zona, de modo que el balance entre proteínas, hidratos de carbono y grasas se mantiene de acuerdo a las máximas de la dieta de la Zona. La madre debería tomar alrededor de 2,5 gramos adicionales de Omega 3 para proporcionar los niveles adecuados al feto.

¿La embarazada que sigue la dieta de la zona engordará más, igual o menos en el embarazo? 

El aumento de peso en la dieta de la Zona, debería ser el mismo que el peso que se adquiere con cualquier dieta prescrita para el embarazo. Es importante saber que durante el embarazo, las mujeres tienden a ganar unos 10 kilos.

¿Qué efectos tendrá en el postparto?

Después del parto, seguir la dieta de la Zona, reduce la hinchazón producida después de dar a luz y el exceso de peso que se gana durante el embarazo. Tomando ácidos grasos Omega 3 se reducirá la posibilidad de sufrir una depresión post parto y refuerza los niveles adecuados de ácidos grasos Omega 3 presentes en la leche materna.

 


Elige y compra en Amazon