Principales problemas de aprendizaje en los niños

Se solucionan mejor con un diagnóstico precoz

¿Tu hijo vuelve del cole a disgusto y con malas notas? ¿Le cuesta y tarda mucho en hacer los deberes en casa? ¿No lee con fluidez cuando sus compañeros sí lo hacen? No concluyas a la ligera que es vago y poco comprometido con los estudios. Quizás tenga problemas de aprendizaje que conviene atender en cuanto antes. 

 
problemas de aprendizaje

A los niños les importa y mucho agradar a sus padres. Traer buenas notas del cole es una estrategia que siempre funciona. En cambio, cuando los comentarios de los profesores son desfavorables, todo el mundo está disgustado y la tensión en casa sube. Los padres suelen tomar medidas para mejorar los resultados: más atención hacia los deberes, retirar algún privilegio como ver la tele o incluso castigar. Si no funcionan, no vale abandonar y concluir que el niño es un vago que no se interesa por los estudios. Quizás tenga problemas de aprendizaje que conviene identificar y atender para que mejoren sus resultados.

1. El niño tiene una madurez intelectual diferente a su edad cronológica o al nivel de la clase. Tal y como está diseñado nuestro sistema escolar, los programas van dirigidos a un grupo de edad y los aprendizajes dependen mucho del nivel de madurez de cada niño. Algunos niños pueden tener un nivel de madurez intelectual superior a la media -es el caso de los niños superdotados- que se aburren en clase y no rinden. Deberían estar en una clase superior. También se dan los casos inversos de niños poco maduros para su edad o que han nacido en los últimos meses del año. Si tienes dudas, puedes  averiguar la madurez de tu hijo con este test

La inmadurez afecta a la comprensión pero también a la concentración. Algunos juegos como colorear mandalas ayudan a mejorarla. Aquí tienes juegos para  mejorar la concentración de los niños

2.  El niño desconoce las técnicas de estudio. Saber cómo estudiar mejora mucho la eficacia del trabajo. Conviene que se las enseñes en cuanto antes y que controles que las pone en práctica. 

3. El niño es disléxico. La dislexia se manifiesta por una serie de síntomas y afecta principalmente al aprendizaje de la lectoescritura. Se calcula que origina entre el 5 y el 15 por ciento de los fracasos escolares. Un diagnóstico precoz y la puesta en marcha de ayudas específicas son fundamentales para paliar las dificultades futuras. 

4. El niño tiene problemas de pronunciación.  Existen varios motivos por los que un niño pronuncia mal. Algunos se solucionan con el tiempo, otros requieren ayuda de un especialista. Si bien no tienen relación directa con el rendimiento escolar, pueden dificultar el aprendizaje de la ortografía. 

5. El niño es hiperactivo. La hiperactividad es un trastorno complejo, con muchos grados y que disminuye la capacidad del niño de prestar atención. Es fundamental que se diagnostique por un neurólogo que prescribirá, en caso necesario, un tratamiento. 

 

Victoria Gómez