El niño solitario o rechazado en el cole

5 motivos para no ser aceptado

Ningún niño se despide de él cuando sale del colegio, nunca habla de los compañeros de clase y te han dicho que, en el recreo, siempre está solo. ¿Qué le ocurre a tu hijo?

 
Niña sola

Un niño puede encontrarse solo por diferentes motivos y existe una gran diferencia entre estar aislado o ser rechazado. Para poder ayudar a tu hijo es fundamental averiguar el porqué de su falta de amistades.

Motivos para el rechazo

Dentro del rechazo, hay que diferenciar tres perfiles, que pueden darse combinados:

1. El agresivo.

No respeta a los demás ni física ni verbalmente y, lógicamente, los otros le rechazan.

¿Qué puedes hacer?

  • Controlar la agresividad a través de técnicas de relajación.
  • Favorecer la empatía, mediante el reconocimiento de los sentimientos ajenos. Hazlo a través de tus comentarios y con cuentos en los que se expresen diferentes sentimientos.
  • Facilitarle y prestarle atención como refuerzo cuando muestre una actitud adecuada.
  • Fomentar un ambiente respetuoso y contrario a la violencia en el hogar.

2. El mandón.

Siempre está dando órdenes a los demás, lo que termina provocando su expulsión del grupo.

¿Cómo puedo ayudarle?

  • Enséñale a sugerir en lugar de ordenar, a aceptar negativas, a saber escuchar y a llegar a acuerdos.
  • Fomentar la práctica de juegos y deportes de cooperación.
  • Proporcionar un ambiente democrático en el hogar compartiendo opiniones o razonando las decisiones.

3. El pesado.

Es demasiado dependiente de los otros, siempre encima de algún niño, sin embargo, aporta poco personalmente.

¿Qué hacer para que cambie?

  • Favorece su relación con distintos niños y en diferentes ambientes.
  • Enséñale a proponer ideas.
  • Fomenta un ambiente de mayor autonomía en casa: delega responsabilidades en él que favorezcan su independencia.

4. El resabido

Se siente Don Perfecto. A sus buenas notas, se suele añadir un trato preferencial por parte de su profe. Es disciplinado, obediente, aplicado y poco dado a ayudar a los que no son tan buenos como él. Los demás niños le rechazan por su actitud distante y sus aire de superioridad.

¿Qué hacer para que se adapte?

  • Multiplica la presencia de otros niños en casa sobre todo si es hijo único. Procura organizar juegos en los que él no destaca especialmente.
  • Estimula actitudes generosas y respetuosas hacia otros niños. 
  • En casa, sé estricta con su comportamiento hacia los mayores. No le permitas que intervenga de forma inadecuada en las conversaciones o se exprese con soberbia.

5. El tímido

Cuando se hace en clase un estudio de interrelaciones con preguntas como: ¿con quién te gustaría ir al cine y con quién no?, ¿a quién elegirías para un trabajo escolar y a quién no?, ¿a quién invitarías a tu cumpleaños y a quién no?... El niño tímido, nunca aparece en las respuestas porque se trata de alguien que no está en la mente de los compañeros, que pasa desapercibido. 

Cómo ayudarle:

  • Pregunta a su profesor qué compañero ve más compatible con tu hijo y empieza por fomentar esa relación invitándole una tarde a casa o a ir juntos al cine.
  • Anímale a practicar alguna actividad en equipo como teatro o fútbol.
  • Ayúdale a identificar los temas de interés comunes al grupo –colección de cromos, serie de televisión, equipo deportivo- para facilitar el contacto exitoso.
  • No utilices el apelativo de “tímido” ya que las etiquetas tienden a enquistarse en los niños.
  • Le favorece un hogar abierto al exterior –permitirle traer amigos, dejarle ir a casa de otros niños- y padres extrovertidos.

Respeta su personalidad

La forma de ser y los deseos de tu hijo son determinantes a la hora de relacionarse. No se trata de hacer de él un niño popular, sino feliz. Los padres, a veces, nos obsesionamos con que nuestro hijo tenga más amigos y uno o dos nos parecen insuficientes. Sin embargo, primero debemos observar cómo se siente él con esa situación. El aislamiento o el rechazo sí provoca infelicidad en el niño, pero el hecho de tener poco amigos no siempre produce desasosiego.

 

Ísar Monzón




Elige y compra en Amazon