CEAPA denuncia la sobrecarga de deberes escolares

Alternativas factibles

23/01/2013

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) critica que en los últimos haya se haya incrementa el tiempo que los niños deben emplear en casa para acabar todos los deberes que les encargan sus maestros

 
Muchos deberes

Como una prueba que demuestra que la escuela no responde adecuadamente a las necesidades educativas. Así define la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) el, según ellos, exceso de deberes a que los niños españoles han de hacer frente cada tarde y que es motivo frecuente de queja por parte de las familias por los problemas que tienen para afrontarlos con éxito.

Para ellos, los pequeños deberían cumplir el proceso de enseñanza y aprendizaje en las aulas, lo que haría innecesarios los deberes. Pero, además, consideran que los deberes provocan desigualdades sociales según el nivel socioeconómico y cultural de la familia: unos padres pueden ayudar a sus hijos o contratar profesores particulares que lo hagan pero, ¿qué hacen aquellos que carecen de conocimientos y recursos para hacerlo?

“Los deberes crean tensiones entre padres e hijos, constituyen un problema para aquellos progenitores que salen tarde de trabajar y hace que los niños no pueda destinar su tiempo libre a realizar actividades deportivas, culturales o de esparcimiento como deberían”, señalan desde CEAPA.

Para paliar esta situación, proponen una serie de alternativas:

  • Reformar el currículo educativo para establecer una enseñanza más motivadora, práctica y centrada en la adquisición de competencias propias del siglo XXI.
  • Que los deberes sólo sean una formación complementaria, con el apoyo de bibliotecas, museos, recursos del entorno escolar y con actividades relacionada con la lectura, la investigación y el uso de las tecnologías de la información. Además, deberían hacerse sin la ayuda de un adulto.
  • Que todos los centros educativos oferte programas de refuerzo educativo para que los pequeños puedan hacer sus tareas al término de la jornada escolar.
 

Laura Jiménez