Al cole sin lágrimas

Ayúdale a superar la separación

Este año quieres que tu hijo empiece el curso con una sonrisa. Se acabó eso de agarrarse a tu cintura desesperado mientras su profe intenta animarle con palabras cariñosas. Te explicamos cómo lograrlo.

 
Niño con mochila y una sonrisa

Todos los años por estas fechas se produce una escena similar en las puertas de los colegios: la que protagonizan unos niños llorosos aferrados a los brazos de sus padres. Si quieres evitarle ese mal trago, sigue nuestras recomendaciones.  

Consejos para los nuevos

 Probablemente lo pasará peor que los que ya pisaron el aula. La mayor parte de esos niños llorosos son los de tres años que inician su escolarización. Incluso aunque tu hijo haya estado en la guardería, tendrá alguna dificultad porque deberá enfrentarse a un entorno desconocido, a unas caras nuevas y a unas rutinas que no son las de su antigua escuela. Puedes ayudarle con estas técnicas: 

  • Vete preparándole. Procura fomentar su autonomía, enséñale su nueva escuela infantil y cuéntale cuentos sobre niños que van al cole.
  • Mantén la calma y muestra tranquilidad, aunque tu hijo llore sin parar. Según sea tu actitud, el pequeño vivirá su primer día de cole como una aventura o como una mala experiencia. Anímale hablándole sobre la cantidad de niños que va a conocer y los juguetes nuevos que podrá usar. 
  • No le engañes ni obvies que tendrá que estar sentado y callado durante un tiempo. Tampoco le digas “tranquilo, que voy a la compra y en un rato vuelvo a por ti”, porque tendrá más sensación de abandono. 
  • Sé muy puntual a la hora de recogerle. Si él ve cómo todos sus compañeros se van y tú no llegas, se sentirá inseguro.  

Para los nuevos y los antiguos

  • Aprovecha los días antes del comienzo del colegio –o los primeros del curso, cuando tienen una jornada reducida– para reajustar los horarios.  Adelanta poco a poco la hora de irse a la cama para que se levanten antes y descansados. 
  • Adecúa sus rutinas: dale antes de comer, ve reduciéndole la siesta si luego no la dormirá en el cole, adelanta la merienda… 
  • Nada de rupturas bruscas. Como aún estamos en verano y al principio sólo irá al cole por las mañanas, haced actividades que le recuerden a sus vacaciones: tomad un helado o pasad la tarde en un parque.
  • Muéstrate entusiasta ante el inicio del curso. Hazle ver que se reunirá con sus amigos, que retomará sus partidos de fútbol y que podrá contar a sus compañeros sus maravillosas aventuras de verano.
  • Comprad juntos el material escolar y preparad un rincón de trabajo en su habitación, con una mesa y una silla a su gusto. Elige los muebles adecuados a su edad y déjale escoger algunos accesorios, como un bote para los lapiceros o una lámpara.
 

Gema Martín




Elige y compra en Amazon