8 cosas que un niño de 3 años debe controlar al empezar el cole

Acostúmbrale en verano

Cuando en septiembre, tu pequeño empiece su primer curso de educación infantil, deberá haber adquirido cierto nivel de autonomía. Para facilitar su integración, es aconsejable acostumbrale en verano, poco a poco y estableciendo rutinas. Estos son los aspectos a entrenar.

 
niños en el cole

Convivir con otros niños obliga a que el niño tenga un cierto nivel de autonomía en cuanto a sus necesidades básicas. Cuando en septiembre empiece el curso, se esperará de él lo siguiente:

1. Control de esfínteres. Muchos colegios no disponen de personal suficiente para atender a los niños con pañal por lo que insisten en que el niño empiece el curso con el control de esfínteres adquirido. Además, debería saber avisar que quiere hacer pis y aguantarse las ganas hasta el lavabo. También se le pedirá que se limpie con papel higiénico y que se lave las manos después. El ritmo de maduración necesario para ser capaz de controlar tanto la micción como la defecación difiere mucho de un niño a otro y algunos niños pueden encontrar ciertas dificultades. En cualquier caso, conviene entrenarles con tiempo suficiente y evitar la presión que supone la fecha de inicio del cole. Si tu hijo se muestra poco colaborador, apóyate en  las rutinas que funcionan, usa tu paciencia y no le castigues. "Hay evidencia científica que los castigos pueden crear problemas en el futuro" aclara el pediatra Dr. Martín-Calama.

2. Comer solo. Si acudirá al comedor escolar, debería comer con cuchara y tenedor, beber en un vaso y usar una servilleta para limpiarse la boca.

3. Saber ponerse algunas prendas. Se le pedirá que sepa ponerse los zapatos. Cálzale con unos de cierre de velcro y si no hay señal en el calzado, haz una para que pueda diferenciar el izquierdo del derecho. También conviene enseñarle a ponerse una chaqueta o un anorak introduciendo las manos en la mangas por delante y pasando la prenda por encima de la cabeza.

4. Recoger sus cosas. Recoger sus juguetes, colgar su ropa en el lugar adecuado, poner sus cosas en la mochila son parte de las rutinas del cole. Todas estas tareas se pueden ya trabajar en casa.

5. Aguantar sentado hasta terminar su tarea. Acostúmbrale a que no se levante en todo momento cuando está comiendo, dibujando, leyendo... En cambio, limita las horas de tele y videojuegos y aumenta las visitas al parque, montar en bici o acudir a la piscina para que gaste sus energías. 

6. Saludar, despedirse, dar las gracias, pedir por favor. Vivir en sociedad conlleva seguir las pautas de cordialidad básicas. Éstas se adquieren poco a poco y requieren rigor y constancia desde casa. Ayúdate del  juego de las palabras mágicas.

7. Hablar. Conversar con él dándole tiempo para expresarse correctamente le ayudará a desarrollar su lenguaje. Los cuentos y las canciones infantiles deberían tener un espacio en sus rutinas diarias.

8. Acostarse a su hora. A mediados de agosto, conviene modificar sus horarios de descanso para que vaya pronto a la cama. El niño debería dormir una media de 11 a 12 horas diarias.

 

Magda Campos