6 claves para prevenir el fracaso escolar desde casa

Sí se puede

Cuando un niño sufre fracaso escolar, la primera víctima es él. Y la segunda, su familia que se preocupa y busca la solución al problema. El fracaso escolar no sólo se combate desde el colegio. Los padres podemos hacer mucho desde casa para evitarlo y aliviarlo si surge.

 
fracaso escolar

Tres de cada diez alumnos no finalizan las enseñanzas obligatorias en España. Una cifra muy alta y alarmante por las consecuencias que tiene sobre el porvenir de los jóvenes excluidos del sistema educativo y que no alcanzarán una formación básica.

El fracaso escolar no es una fatalidad si bien parece serlo cuando se instala. Se puede prevenir y tratar desde las instituciones y la indispensable ayuda de la familia. Repasamos aquí los últimos descubrimientos sobre lo que los padres podemos hacer desde casa para evitar o remediar este sufrimiento a nuestros hijos.

1. Descansado y bien alimentado

¿Qué rasgos comunes comparten los niños que sufren fracaso escolar? Esta es la pregunta que un equipo de investigación norteamericano se formuló. Encontraron tres aspectos que todos los niños que participaron en el estudio compartían. Curiosamente, los 3 factores tienen que ver con su la vida familiar.

- A todos estos niños les faltaban horas de sueño

- Estos escolares iban al colegio sin haber desayunado.

- Antes de ir al colegio, veían la televisión.

Si bien estos tres puntos sólo apuntan a una pequeña parte de los numerosos motivos que explican el fracaso escolar, son fácilmente remediables. Tenerlos en mente cuando organizamos el tiempo en casa de nuestros hijos, sin duda les ayudará a llevar el ritmo de concentración necesario al buen rendimiento en el aula.

2. Libros en casa

Otro estudio realizado por la Universidad de Nevada, en Estados Unidos, concluye que tener lecturas en casa de todo tipo (cuentos, manuales, novelas...) tiene más influencia en el nivel académico –Primaria, Secundaria o Licenciatura– que otros factores como la educación y la profesión de los padres, la economía del país en el que vive, etc. Según los autores del estudio, la lectura desde casa es una inversión barata que ofrece muchos beneficio.

3. Atenciones a diario

En Francia, se está llevando a cabo una interesante iniciativa encaminada a resolver el fracaso escolar en Primaria. Las familias que participan en el proyecto se comprometen a lo siguiente:

- Introducir una merienda en la cartera del niño cada día.

- A diario, leer con él en casa.

- Encontrar un motivo para felicitarle por algo bien hecho cada día.

Cuando se cumplen estas tres condiciones, los resultados escolares mejoran en el cien por cien de los niños. Esto indica que si prestamos atención a su bienestar físico, sus resultados escolares y su autoestima, mejoramos su rendimiento escolar.

4. La educación primaria, lo esencial

Todos los estudios nacionales e internacionales coinciden en un dato: los problemas que los alumnos encuentran en Secundaria provienen de problemas no resueltos en Primaria. Los padres que piensan que los resultados que obtienen sus hijos en la escuela no importan porque son pequeños se equivocan grandemente. Según datos del Ministerio de Educación y estudios recientes, se estima que a los diez años, un niño de cada diez no cursa el nivel de enseñanza que le corresponde por edad. Muchos niños llegan a Secundaria con déficits de años anteriores que no compensarán y que les llevará a perder interés. El siguiente paso es el abandono. 

5. Ayuda, no castigos

Cuando un niño experimenta la dura experiencia del fracaso escolar, es importante que se sienta apoyado desde casa. En este aspecto, es importante cuidar nuestra reacción ante las malas notas. Algunas conductas muy frecuentes entre los padres resultan ineficaces e incluso perjudiciales. Los castigos, los gritos las expresiones humillantes como "eres un vago" sólo dañan a la ya de por si maltratada autoestima del niño. 

En vez de aplicar castigo, conviene ofrecer al niño la oportunidad de lucirse en actividad que controla para contrarrestar sus vivencias negativas en el aula. Lo importante es, como se ha visto anteriormente, alabarle a diario por algo bueno que haya hecho y procurar compensar sus dificultades con experiencias positivas. Si es bueno con el deporte, alaba sus esfuerzos con el equipo. Si es habilidoso con las manos, cómprale una maqueta y comunícale tu satisfacción cuando la haya terminado.

Además, habrá que poner en marcha estrategias para ayudarle a resolver sus problemas. En este sentido, es fundamental hacer un diagnóstico precoz de sus dificultades escolares y definir el mejor camino para que compense su retraso.

6. Fundamental: localizar el problema de forma temprana

Los problemas que un niño puede encontrar en el aula son diversos. Destacamos los más frecuentes:

- Fallo en la adquisición puntual de conceptos básicos. En cualquier momento de su escolarización, el niño puede presentar un retraso en la adquisición de ciertos conceptos que, si está cursando educación primaria, son básicos para el seguimiento de su formación. Las escuelas suelen disponer de atención personalizada con tutorías para estos casos. 

- Falta de maduración. Algunos niños muestran cierto retraso en su maduración lo que les lleva a presentar problemas a la hora de mantener la atención. Existen técnicas para mejorar la concentración que pueden ayudarles. A este problema de inmadurez se suele añadir un déficit en la organización del trabajo escolar. Enseñarles técnicas de estudio suele mejorar su rendimiento.

- Problemas visuales. Se calcula que el 25 por ciento de los niños en edad escolar presenta algún  problema de visión sin diagnosticar lo que dificulta el seguimiento de las explicaciones en la pizarra, leer o estudiar. Los problemas visuales se asocian directamente con el fracaso escolar por lo que conviene vigilar su vista en el inicio de cada etapa escolar.

- Trastornos del aprendizaje. Se calcula que en torno al 10 por ciento de los niños puede presentar problemas de aprendizaje como la dislexia o el  Trastorno de Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH). Un diagnóstico precoz es fundamental para aportar a estos niños el apoyo necesario. Desde clases de apoyo en el colegio, ayuda en casa o la intervención de profesionales especializados, se pueden poner en marcha dispositivos que evitarán que el niño arrastre sus dificultades hasta perder la confianza en sí mismo, bajar los brazos y abandonar.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon