Cómo ayudar al niño inseguro

Estrategias para recobrar la confianza

Un comportamiento muy retraído suele ocultar inseguridad y sentimientos de inferioridad, por eso conviene buscar las causas y estimularle para que consiga confiar en sí mismo.

 
niño retraido

La extroversión o la introversión van con la personalidad, pero también se puede aprender a comportarse de forma más abierta. Aunque un niño introvertido siempre preferirá actividades solitarias o con pocos amigos, no tiene por qué tratarse de una persona tímida ni retraída. Por el contrario, un niño extrovertido, puede mostrarse cohibido cuando no se siente seguro. En líneas generales, un comportamiento muy retraído muestra falta de confianza en uno mismo.

¿Qué lleva a un niño normal a retraerse? El miedo al fracaso. Cuando un niño se siente poco habilidoso en determinada materia –relaciones sociales, estudios, deporte– suele anticipar el fracaso, lo que le lleva a evitar la actividad relacionada, ya que a nadie le gusta fracasar en lo que intenta. El niño se vuelva retraído en determinadas situaciones. Cuando los sentimientos de inferioridad son generalizados, puede mostrarse retraído en todos o muchos aspectos de su vida.

Estrategias para devolverle la confianza

Es importante que los padres ayuden a su hijo a romper esa forma de pensamiento, por un lado aumentando su autoestima y, por otro, mostrándole las ventajas de comportarse de forma más activa.

• Dale responsabilidades acordes con su edad y capacidades. Pedirle poco favorece la creencia de “yo no valgo, ya que mis padres no confían en mí” y exigirle demasiado supone que, con frecuencia, se encuentre con el fracaso, lo que refuerza su tesis de persona poco válida.

• Alaba sus logros. Nunca hay que dar por sentado que nuestro hijo sabe lo orgullosos que estamos de él o lo bien que nos parecen sus logros. También resulta positivo para su autoestima hablar positivamente de él a terceros cuando nos está escuchando.

• Quitando importancia a los fracasos. Así estará motivado a seguir y no rendirse.

• Enséñale el autorefuerzo. Los pensamientos positivos sobre uno mismo son importantísimos. Una manera de enseñarle a tener este tipo de pensamientos es autoreforzándote a ti misma en voz alta con comentarios como “que bien he trabajado hoy”, “que rica me ha salido esta tarta” o “estoy contenta porque cada vez manejo mejor el ordenador”.

 

Ísar Monzón