¿Un smartphone para tu hijo? Consejos para su buen uso

Enséñale a usar el teléfono móvil con criterio

Si acabas de regalar un teléfono móvil a tu hijo, te queda lo más importante: enseñarle a aprovecharse de todo lo bueno que ofrece este fantástico aparato y controlar los riesgos que entraña su uso incorrecto. 

 
los niños y el smartphone

El móvil ya es un huésped habitual de los bolsillos de muchos niños. Según datos del INE, más del 26 % de los niños de 10 años ya disponen de uno. La cifra escala hasta el 63 % al llegar a los 15 años. Y es que el regalo parece inevitable a medida que los niños crecen y ganan en independencia. Pero nuestro supuesto “aliado” para ejercer el control se puede convertir en nuestro peor enemigo si no les enseñamos a hacer un buen uso del aparato. Está en vuestras manos.

Todo empieza con el ejemplo

Tus hijos te observan y te retratan. Si comes con el móvil al lado del tenedor, presta a responder a la menor señal, no te extrañes que ellos quieran hacer lo mismo. Un estudio llevado a cabo por la doctora Jenny Radesky del Boston Medical Center revela hasta qué punto los padres se dejan atrapar por emails, juegos y redes sociales cuando están con sus hijos y los nefastos efectos que tiene su conducta en la relación con ellos. Los niños quieren captar la atención del adulto que, entretenido con su smartphone responde con irritación y mal humor. Con razón, ellos se sienten frustrados, ignorados y menospreciados lo que a la larga, tiene un efecto negativo sobre su autoestima. Otro dato importante: sus investigaciones han demostrado al doctor Jack Shonkoll de Harvard, que las actividades que se desarrollan a través de una pantalla –ordenador, móvil, tablet o televisión-, no estimulan el área cerebral del lenguaje como lo hace la conversación cara a cara.

Para su correcto desarrollo intelectual y emocional, el niño necesita intercambios de calidad y que le presten atención con los cinco sentidos. En los momentos de mayor convivencia, si jugáis juntos, a la hora del baño o de ir a la cama, en la mesa, apaga el móvil. Tu relación con él ganará enteros.  

Las pautas, las marcas tú

El móvil tiene todo lo que hace falta para atrapar a cualquier niño. Si no marcas normas, se convertirá en su principal contacto con el mundo. Fija horarios y limita su tiempo en Internet. Infórmale sobre las consecuencias de perderlo o romperlo. Pasa con él un contrato de obligado cumplimiento que regule su uso en el colegio y en casa. Inspírate en el contrato que el equipo de Redes Sociales de la Policía Nacional ha redactado para el manejo de tablet, móvil, ordenador y cualquier aparato conectado a Internet en menores de 13 años y redacta el vuestro. Incluso más fácil, descarga el que Guía del Niño ha redactado para vosotros inspirándose en él pero redactado y presentado para que resulte más fácil de entender al niño y atractivo para ambas partes. 

¡Ojo con la seguridad en la red!

Los niños suelen empezar a interactuar en redes sociales entre los 13 y los 15 años. A esta edad, deben estar plenamente informados de las medidas de seguridad en Internet. No se trata de darles de repente una larga conferencia sobre el asunto sino de ir transmitiéndoles este tipo de información poco a poco y tan pronto como empiecen a estar conectados aunque sea bajo nuestra supervisión. Deben saber que:

  • Intercambiar cualquier tipo de contraseñas es como entregar las llaves de casa.
  • El ciberacoso es más frecuente de lo que uno se imagina. Para evitar convertirse en una de sus víctimas, deben ser capaces de identificarlo y buscar la ayuda de un adulto en caso necesario.
  • Deben aprender que por ley, no se pueden subir fotos propias o ajenas sin el consentimiento de los padres. También deben ser conscientes de que aliarse con los amigos y escribir cosas desagradables sobre otro niño puede ser el primer paso hacia el  ciberacoso escolar.
  • La red permite todas las mentiras y todos los engaños. Formar parte de ella obliga a ser desconfiado y a no recurrir a la mentira para acceder a contenido impropio para menores.

Comparte con ellos

Pronto tu hijo sabrá de su pequeño dispositivo más que tú pero de momento, aún le puedes enseñar mucho. Investiga con él las posibilidades del aparato, enséñale apps que le pueden gustar, anímale a probar nuevas. Y si él descubre alguna que te pueda gustar a tí, no olvides darle la enhorabuena.

La opinión de una especialista

La psicóloga infantil Silvia Álava, autora del libro Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia, recuerda que en manos de un niño pequeño, el teléfono móvil termina siendo  “motivo de discusiones y peleas entre padres e hijos y no aporta nada a su seguridad sino todo lo contrario. Ofrecer un móvil a un niño menor de los 15 obliga a vigilar el uso que hace de él. En nuestra práctica diaria, vemos muy a menudo menores que se han metido en graves problemas por el uso indebido de las redes sociales. Muchos padres piensan que controlar lo que sus hijos cuelgan en las redes es invadir su privacidad pero no es así. Colgado en Internet, el material se ha convertido en publico. En ese caso, los padres son los responsables de lo que hayan subido sus hijos”. 

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon