Cómo explicar las relaciones de parentesco a los niños

Quienes son mis tíos, primos, abuelos...

A los niños les cuesta entender el significado de los lazos familiares y más cuando son parientes lejanos: bisabuelos, tíos, primos... Sin embargo, los beneficios que tiene "la gran familia" para su desarrollo son importantes y conviene fomentarlos. Te damos algunas pistas para que las entienda y valore a su justa medida.

 
familia

Los niños pequeños se hacen un lío con los parentescos, no entienden los lazos que unen los miembros de una familia extendida. Hoy en día, las relaciones tienden a centrarse en la familia nuclear -padres, abuelos y nietos- y eso no les facilita la tarea. “Se ha pasado de una familia unida, que compartía experiencias, a otra más distante, que se ve con poca frecuencia y que no ofrece los apoyos afectivos y emocionales que solían aportar al niño” expresa Ángel Peralbo, psicólogo especializado en intervención familiar, infancia y adolescencia, del Gabinete Psicológico Álava Reyes de Madrid. Y es una lástima que tu hijo se pierda todo lo que la convivencia con sus parientes ofrece: el sentimiento de pertenencia que da compartir una misma historia familiar, apoyo emocional, seguridad... Multiplicar las oportunidades de reunir primos y tíos puede resultar difícil de cuadrar en nuestra apretada agenda pero no deberíamos olvidar que son para los niños, una fuente de placer única. Así lo revela una encuesta de la Universidad Complutense de Madrid realizada entre niños de 6 a 13 años. Preguntados sobre los momentos más felices de sus vidas, abundaron las referencias a los abuelos, primos y hermanos: “el día más feliz de mi vida fue cuando nació mi hermano, que era muy guapo y chiquitín” o “el mejor día fue en Nochevieja, cuando mi primo se comió las uvas y le salieron por la nariz”... 

5 estrategias para que entiendan los parentescos

La capacidad de entender el significado de las relaciones familiares llega en torno a los seis años, cuando el desarrollo cognitivo permite al niño pasar de lo concreto a lo abstracto. Pero aunque no sepa por qué, ya antes de los dos años es capaz de establecer fuertes lazos con las personas con las que más se relaciona, normalmente su familia más cercana y presente en vuestras conversaciones. Algunas estrategias pueden ayudar a que el niño valore la unión de la familia extendida. 

  1. Háblale de su familia. A esta edad, si no ve con frecuencia a una persona, se olvida de ella. Háblale en un lenguaje adecuado a su edad de sus tíos y primos, y contesta a sus preguntas –aunque te las repita incesantemente– con paciencia. 
  2. Muéstrale fotos. Nada mejor para que entiendan ese “organismo vivo” que es la familia, que ponerle cara. Las fotos le ayudarán a relacionar los nombres con el rostro de sus parientes. Y si le enseñas fotografías de cuando eras pequeña con tus padres, entenderá mejor la relación entre “mamá” y los “abuelos”. Porque para tu hijo, es un hecho que tú eres su madre, y que los abuelos, son sus “yayos”, pero no tiene tan claro que entre vosotros exista algún tipo de relación al margen de él.
  3. Cuéntale anécdotas de tu infancia. Transmítele vuestra historia familiar, las relaciones con los miembros de vuestra familia cuando tú eras pequeña. 
  4. Fomenta las reuniones. Hasta los cinco o seis años, los niños se guían por sus experiencias, por los afectos que sienten en momentos concretos. Por eso, aprovecha cualquier excusa para juntar a tu familia: cumpleaños, aniversarios, vacaciones... Conociendo a las personas, entenderá mejor los lazos que existen entre ellos.
  5. Usa internet. Participa con los niños a encuentros virtuales frecuentes cuando las distancias os separan de vuestros familiares.
  6. Realizad un árbol genealógico. Dibuja y colorea un árbol en una cartulina que ponga de título “Mi familia”; en cada una de las ramas, escribe tu nombre, el de tu pareja, tus hijos, tus padres, tus hermanos y, si quieres, más familiares; deja un espacio en blanco al lado de los nombres; en ese espacio, tu hijo deberá pegar las fotografías, que tú previamente habrás recortado. Con esta actividad, el niño aprenderá quién es cada miembro de la familia y el parentesco entre ellos. 
 

Gema Martín




Elige y compra en Amazon