Claves para fomentar un buen uso de las nuevas tecnologías en los niños

Las nuevas tecnologías abren la puerta a un mundo virtual fascinante que los niños deben aprender a manejar desde pequeños. Y es que como cualquier entorno complejo, también encierra peligros y los más expuestos son ellos. 

 
Los niños y las nuevas tecnologías

Hoy en día, enseñar a los niños a manejar las nuevas tecnologías es fundamental si queremos que se aprovechen de todas sus ventajas y sepan prevenir sus peligros. Enseñarles desde la escuela pero también desde casa, el lugar donde están más expuestos a ellas. Aquí van algunas pautas.

1. Desde pequeño y con medida. Al igual que leer y escribir, el niño debe aprender a manejarse en este entorno desde pequeño. Pero siempre bajo control y sin abusar porque este mundo virtual es también muy adictivo. Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona “ Uso y abuso de las nuevas tecnologías en adolescentes, decálogo para centros educativos, familias y jóvenes”, el 42 por ciento de los padres señala la dependencia de las nuevas tecnologías como un riesgo bastante o muy grave. Un temor lógico al observar las reacciones de cualquier niño cuando se pretende interrumpir la sesión en la que está involucrado. El hecho es que lo virtual no debería quitarles tiempo para otras actividades como jugar con otros chicos, hacer deporte, etc. Para no perder el control, se recomienda que los dispositivos electrónicos estén en la zona común de la casa, establecer un horario semanal de uso repartido entre todos ellos, televisión incluida y que los padres siempre estén al tanto de la actividad de su hijo en Internet.

2. Nada de chantaje. Tabletas, ordenadores, videojuegos, móviles… Los niños no necesitan todos y cada uno de estos dispositivos para familiarizarse con las nuevas tecnologías. No dejes que te chantajeen con un “¡Pues mi amigo Carlos lo tiene!”. Además, Internet es, para los niños, mucho más que un enorme almacén de videojuegos y películas. Están a vuestro alcance otras actividades educativas de mucho valor. Déjate aconsejar por el centro educativo de tu hijo que también trabajará en su formación digital.

3. Navegar con una meta. Llegar a la información de forma dirigida, sin distraerse, saber discernir lo verdadero de lo falso son otras tantas habilidades que se aprenden con la experiencia. Según el estudio anteriormente mencionado, 2 de cada 3 chicos afirman que Internet les permite hacer más ejercicios y repasar mejor sus deberes. Dar a tu hijo las pautas para ser más eficaz acompañándole en sus búsquedas le ayudará a hacer un uso óptimo de la red en sus estudios.

4. Honesto siempre. La honestidad es un valor central de nuestra vida en sociedad. Si bien todas las respuestas están en Internet, no vale copiar o engañar, una actividad demasiado habitual entre el alumnado; uno de cada dos afirma haber copiado deberes en la web. Conviene recordarle que esta gran ventana abierta al mundo es mucho más transparente de lo que parece y que los motores de búsqueda no dejan escapar a los tramposos. 

5. Proteger la intimidad. A partir de los 8-10 años, es posible que tu hijo haga sus primeras incursiones en las redes sociales. Y nadie puede afirmar que lo hará con tu consentimiento. Si bien el 40 por ciento de los adolescentes afirma hacer amistades en la web, los contactos empiezan mucho antes. Más vale informarle de los riesgos a tiempo. Explícale cómo proceder y protegerse: mantener un perfil discreto y privado, no dar información personal -contraseñas, teléfonos, dirección, etc.-, no subir vídeos o archivos de audio o de otro tipo con contenido personal, no contactar con desconocidos sin autorización. Las contraseñas han de ser difíciles de adivinar.

6. No al cyberbulling. El respeto a la dignidad humana es otro valor básico de nuestra condición. Y las redes sociales no son la mejor escuela. Violencia, intolerancia, racismo, insultos… tras el anonimato, nos encontramos con lo mejor y lo peor. Imitar el predominante tono burlón que reina en los chats  - ya con 11-12 años, un 10 por ciento de los niños dicen enviar mensajes de burla a compañeros – es un paso a vigilar. Enséñale cómo, sin a veces pretenderlo, los niños hacen sufrir a otros con comentarios desafortunados, fotos humillantes etc. Estas conductas nos sitúan a corta distancia del destructivo cyberbulling y se combate con una buena educación en inteligencia emocional. Igualmente, los niños deben protegerse contra cualquier estrategia desestabilizadora y cerrar el acceso a su cuenta a compañeros o desconocidos que pretenden intimidar, mofarse o insultar.

En su libro “Aprender a educar” Pedro García Aguado y Francisco Castaño Mena afirman, “En el uso de las nuevas tecnologías y las nuevas vías de comunicación, tenemos que ser tan constantes y tan cuidadosos con nuestros hijos como lo somos enseñándoles hábitos de higiene personal y de respeto a los horarios (…) Las normas, los límites y la autoridad deben regir el uso que los chavales les dan y el tiempo que pasan utilizándolos”. Un consejo general que no conviene olvidar. 

 

Victoria Gómez