Problemas de lenguaje en los niños

Cómo saber si tu hijo tiene un trastorno del habla: síntomas y tratamiento

Tartamudez, dislalia, disfonía... Son varios los problemas del habla que pueden afectar a los niños. La buena noticia es que casi todos son trastornos leves que se solucionan con ayuda de los papás y, en algunos casos, de un logopeda. Te contamos cuáles son los más frecuentes y qué síntomas pueden hacerte sospechar que existe algún problema en el desarrollo del lenguaje de tu hijo. 

 
Médico mirando la garganta de un niño

Antes de preocuparte por cómo evoluciona el lenguaje de tu hijo, recuerda que cada niño es un mundo, y tanto uno que pronuncie sus primeras palabras a los 10 meses como otro que no lo haga hasta los 16 puede tener un desarrollo adecuado. Eso sí, hay algunas señales que pueden hacerte sospechar que existe un problema en el desarrollo del habla de tu hijo y que deberían hacerte consultar con un especialista en Logopedia.

Síntomas

 Es recomendable consultar con un especialista si un bebé no balbucea, ni vocaliza; si, con un año, es incapaz de comprender órdenes sencillas y de señalar objetos; y si no pase por el periodo de explosión del lenguaje... También  es aconsejable buscar ayuda si con 3 años, el niño no sabe pedir las cosas; si con 3 o 4 tú no entiendes lo que dice o él no comprende el significado de lo que escucha; si consideras que va por debajo de su edad cronológica, o si estáis intranquilos.

Trastornos del habla y del lenguaje

 Los problemas más comunes con los que se suelen encontrar los logopedas son:

  • Dislalia. Está afectada la pronunciación de uno o varios sonidos concretos del habla, sin que haya ningún daño anatómico ni en el sistema nervioso central.
  • Disglosia. Es un trastorno de la articulación de los fonemas debido a una alteración orgánica: puede ser que el labio no aparezca cerrado del todo, que haya un frenillo lingual, que el cielo del paladar aparezca dañado...
  • Disfemia o tartamudez. Se ven alteradas la fluidez verbal y el ritmo.
  • Disfonía. Se altera la voz en su tono, timbre o intensidad.
  • Retraso en la lecto-escritura.
  • Trastornos específicos del lenguaje. Se caracteriza por una gran dificultad en su adquisición. Esos problemas pueden ser de expresión o de comprensión.

Intervención terapéutica: En casa, los papás pueden estimular el desarrollo lingüístico de sus hijos a través de la lectura de cuentos, de las canciones, de los juegos de palabras, del uso de un lenguaje adecuado a la edad del niño, etc. Pero si tutu hijo presenta algún tipo de dificultad, lo mejor es acudir a un profesional para que os guíe. Los problemas en el habla o en la voz –el niño no pronuncia bien o tiene disfonía– son leves y tienen muy buen pronóstico. Los trastornos del lenguaje suelen necesitar un tratamiento más largo.

Asesoramiento: Mª Dolores Marqués Avilés, especialista en Logopedia

Gema Martín