El niño que siente curiosidad por el cuerpo desnudo

Necesita comprobar y comprenderlas

Tu hijo sabe que niños y niñas tienen cuerpos diferentes, pero aún así le puede la curiosidad. Necesita comprobar que esos conocimientos son reales y comprender el porqué.

 
educación sexual

 La curiosidad de los niños es un signo de crecimiento personal. Así, a los cinco o seis años, es normal que muestren interés por ver a personas adultoas y niños desnudos. Y es que están tratando de confirmar que las diferencias que ya conocen son reales. Detrás del interés del niño no hay ninguna implicación de carácter erótico o sexual.

Cómo actuar

• No le regañes. Ten en cuenta que será incapaz de comprender tu enfado y puede llegar a la conclusión de que su cuerpo, o incluso su curiosidad, es algo malo. La solución tampoco está en cerrar la puerta si le pillas jugando a “médicos” con su amiga, para que pueda seguir. Lo mejor es que le distraigas con otras actividades, y le ofrezcas los conocimientos que está buscando a través de lecturas especializadas y conversaciones en familia.

• Déjale preguntar libremente lo que quiera. La pregunta de un niño nunca puede estar fuera de lugar. Por tanto nunca le dejes sin respuesta ni le recrimines por preguntar. Contéstale teniendo en cuenta su edad y su capacidad para asimilar la respuesta.

No te excedas en la información más allá de la curiosidad del niño. Por ejemplo, si un niño pregunta cómo se hace un bebé, explícale que se forma al juntarse un espermatozoide del papá con un óvulo de la mamá, y que crece dentro del útero que está en la tripa de la madre. Hasta ahí es suficiente información, a no ser que sea el propio niño el que pregunte cómo se han podido juntar el óvulo y el espermatozoide.

Límites claros

Ofrecer al niño libertad para expresar su curiosidad y dar respuesta a sus dudas no es incompatible con marcarle una serie de límites. Estos le ayudarán a desarrollar una sexualidad sana.

No hay nada malo en sentir curiosidad por las diferencias anatómicas, pero el cuerpo y, en especial, los órganos genitales, son algo privado y personal. Por tanto, no se tocan. Da ejemplo y no dejes que te toque tus partes por mucho que te lo pida.

La masturbación es algo bastante común tanto en niños como en niñas, no se lo prohíbas pero explícale que se trata de un acto que puede resultar molesto a los demás y que sólo se debe hacer en privado. Si quiere tocarse debe ir a su habitación.

Cuando respondas a sus dudas márcale claramente aquellos temas o actos que son sólo cosa de adultos remarcando en tus frases “cuando dos adultos...”, “las personas mayores...”.

 

Ísar Monzón