Buenas ideas para entretener a un hijo único en verano

No más "¡Mamá, me aburro!"

Con tantos días de vacaciones, es fácil que el tiempo supere a tu pequeño y se queje de que no sabe qué hacer. Te proponemos algunas ideas para que le ayudes a organizar su tiempo.

 
aburrida

Las vacaciones son muy largas y a los niños pequeños les cuesta entretenerse sólos. Ante esta situación, lo más probable es que esté a menudo revoloteando a tu alrededor o, aún peor, pasando las horas muertas ante la pantalla de la videoconsola o la tele. Aquí tienes algunas ideas que suelen funcionar.

1. Recrear aventuras. Todos sabemos que el mejor juguete de un niño es su capacidad de fantasear. Si, de vez en cuando, juegas con él a recrear esas aventuras que tiene en su cabeza, puedes darle las claves para utilizar su imaginación también en el juego en solitario. Si, además, pones a su alcance cosas con las que disfrazarse, seguro que más de una vez te sorprenderá por las horas que es capaz de pasar sumergido en su propio universo.

2. Con otros niños, es más divertido. Ahora que no tiene clases en las que encontrarse con otros niños, es más importante que nunca facilitarle ese contacto llevándole al parque o invitando a algún amiguito a casa. Seguro que las horas que estén juntos se le pasan volando.

3. Explorar la historia famiiar. Igual que durante el curso, hay que seguir manteniendo un contacto diario padres-hijo a través de los juegos y de las conversaciones en familia. Las vacaciones son, además, un momento excelente para recordar el pasado a través de fotos y vídeos y para que hagas a tu hijo partícipe de la historia de su familia. Aprovecha para explicarle los parentescos y termina haciendo con él un  árbol genealógico.

4. Desarrollar una afición. Es un buen momento para que busque un hobby con tu ayuda:  hacer una colección, hacer manualidades con material reciclado, aprender distintas técnicas para pintar, por ejemplo, pintar con hielo, hacer rompecabezas, hacer un collage recortando fotos de revistas, aprender todo sobre los dinosaurios... Seguro que juntos encontráis algo acorde con sus gustos y compatible con tus ocupaciones.

5. Iniciarse en un deporte. El verano es el momento idóneo para que aprenda a nadar, a montar en bici o se inice en el manejo de las raquetas. Infórmate sobre los mejores deportes infantiles según la edad del pequeño y ¡a disfrutar moviendo el esqueleto!

6. Cocinar. En torno a los 4 o 5 años, el niño empieza a interesarse por cómo se preparan los alimentos. Además, le encanta amasar y tanto mejor si después de pasar por el horno, se pueden comer ricas galletas.

7. Hacer juegos de ecología. Aquí tienes 10 juegos para compartir con tu hijo y que aprenda cómo reciclar papel, hacer compost, los efectos de la contaminación, etc.

8. Repasar lo aprendido en el cole. Es muy beneficioso que entre las actividades diarias de tu hijo esté el repasar los conocimientos adquiridos durante el año escolar para que acceda al próximo curso seguro y capaz de afrontarlo desde el comienzo. Y, tanto si ya lee como si no, dejad todos los días un espacio reservado a los libros.

9. Unos días en un campamento Aunque su principal finalidad es proporcionar una alternativa para dejar a sus hijos a los padres que aún no tienen vacaciones, lo cierto es que son muy beneficiosos: le introducen de forma divertida en actividades como el arte o la música, le enseñan nuevos juegos y formas de pasar el rato, le facilitan seguir relacionándose con niños y, por supuesto, cubren parte de su tiempo para que el día no se le haga demasiado largo. 

10. Televisión y videojuegos. Ver un ratito la televisión, así como jugar con el ordenador o la videoconsola, son actividades tan lícitas como cualquier otra. No debemos olvidar que está de vacaciones y tiene derecho a disfrutarlas haciendo aquello que más le gusta. No obstante, el control de los padres es fundamental para que esto no se convierta en su único interés: establece un límite en el tiempo y controla qué tipo de programas ve en la televisión.

 

Ísar Monzón




Elige y compra en Amazon