Aprender a leer la hora jugando

Entre 4 y 8 años

Con estos juegos y apoyándote en sus rutinas, podrás empezar a preparar al niño a leer el reloj hacia los 4 años. No tendrá secretos para él entre 7 y 8 años.

 

Para leer la hora, el niño necesita saber leer y contar. Pero antes, podemos introducirle en el manejo del tiempo. Sus rutinas diarias son perfectas para ello.  Su grado de madurez y la estimulación que reciba de su entorno determinará a qué edad hará buen uso de un reloj de pulsera.

Aprender desde lo concreto

Los niños pequeños no perciben el paso del tiempo como lo hacemos los adultos. Para ellos, ayer y hoy no existe. A todo lo más, los separa una noche en la cama. Eso sí, saben que ciertas cosas se repiten a diario como ir al cole por la mañana y salir al patio después de la merienda. Y es esta repetición de pequeños eventos la que vamos a utilizar para introducirles en la noción de tiempo.

El reloj de las rutinas

En una gran hora de papel, dibuja dos círculos -uno para la mañana y otro para la tarde-noche- y escribe las horas en torno a la circunferencia.

Busca entre vuestras revistas, libros de recortar o internet pequeñas escenas típicas de lo que sucede a lo largo del día. Ayuda al niño a recortarlas y pegarlas en las horas que le vayas a indicar: a las 8 me levanto, a las 9 voy al cole, a las 12 del mediodía como y así sucesivamente. Decora su habitación con los relojes y recuérdale de vez en cuando lo que va a venir después con ellos.

Aprender la hora con un reloj de cartón

En cuanto entienda el concepto de contar, en torno a los 6 o 7 años, puedes empezar a enseñarle a leer la hora. Ayúdate nuevamente de lo concreto y dibuja un reloj de cartón de unos 30 cm de diámetro para que se maneje bien.

Dibuja las agujas y recórtalas. Pinta la grande de color azul y la pequeña en rojo. Escribe en grande las horas y debajo en más pequeño los minutos. Fija las agujas en el centro del reloj con un clip que permita girarlas. Cuelga este reloj de juguete en su habitación y pídele que te marque horas que le vayas indicando. Para que le guste más, cuéntale una pequeña historia.

Con plastilina

En la página web This Reading Mama encontrarás láminas que podrás imprimir y plastificar para fabricar el divertido reloj con agujas de pastilina que ilustra este reportaje. Se ha reservado un espacio para escribir la hora. Encontrarás un enlace que indica "Download our FREE clock Playdough Mats". Pínchalo y descarga

Su primer reloj de pulsera

Cuando ya sea capaz de leer la hora, premia sus esfuerzos con un reloj de pulsera. Cómpralo con doble esfera de horas y minutos para que se termine de familiarizar con la lectura en una esfera. Procura también que sea sólido. Algunos hasta resisten pasar por la lavadora.