El niño que tiene miedo a perderse

Las aglomeraciones de gente le asustan

Cuando se encuentran en lugares abarrotados de gente, muchos niños entre 3 y 5 años tienen miedo a perderse. Y a veces, ocurre lo que les suele provocar una sensación de angustia que puede perdurar en el tiempo. Conviene que sepan qué hacer en cada circunstancia.

 
Miedo a perderse

En el hall de una estación de ferrocarril, en una playa en pleno mes de agosto, en un parque de atracciones… los espacios abarrotados de gente suelen inquietar a los niños pequeños – y también a los padres-, que temen perderse. Encontrarse en lugares muy concurridos es sumamente frecuente por lo que es mejor educar al niño para que sepa qué hacer en cada caso.

Para evitar perderse

El niño debe tomar conciencia del riesgo que corre pero sin angustiarse y eso depende mucho de nuestra manera de afrontar la situación. Si percibe que estamos tensos e inquietos ante la idea de que se pierda, se sentirá inseguro y su miedo aumentará.

  1. Establece normas claras: dar la mano si hay mucha gente y que respete una distancia de seguridad si estamos en la playa o una piscina. Márcale la frontera a no sobrepasar, la que te permite no perderle de vista.
  2. Recuérdale que no debe hablar con desconocidos si no estás presente.
  3. El niño debe conocer su nombre y apellido tan pronto como su nivel de lenguaje se lo permita.
  4. A partir de los 4 años, podrás enseñarles tu número de móvil. Invéntate una pequeña canción con ritmo para que lo memorice mejor.

Si el niño se pierde

Que un niño se pierda es algo bastante frecuente. Normalmente, la cosa no pasa de una anécdota sin importancia pero puede inquietarle.

En caso de perderse:

  1. Dile que pida ayuda a una persona adulta con uniforme: policía, dependiente, guardia de seguridad. Ellos se encargarán de buscar a sus padres.
  2. Aclárale que no intente buscaros solito. Si se queda en el sitio, tú le encontrarás.
  3. Cuando te reunas con él, reacciona con calma. Quita importancia a lo sucedido. Así vivirá su aventura con más normalidad.
  4. Si teme que se repita la mala experiencia, coloca un brazalete con vuestro teléfono en su muñeca para que se sienta más seguro.

Es bien conocido que los cuentos populares que más éxito tienen entre los niños escenifican las situaciones que más les perturba por su corta edad. Los célebres Pulgarcito y Hansel y Gretel son los ejemplos más conocidos de niños extraviados en el bosque. Si tu hijo se ha perdido, leerle estos cuentos le ayudará a superar ese mal recuerdo.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon