De 3 a 5 años: juegos de verano para preparar el cole

Divertidos y útiles

El verano es el momento del año perfecto para jugar con los niños y prepararles a los aprendizajes del cole: leer, escribir, hacer deporte...

 
Juegos de verano

Antes de leer y escribir

Para aprender a leer y escribir, el niño debe ser capaz de reconocer formas complejas y de manejar conceptos como dentro-fuera, encima-debajo, izquierda-derecha, antes-después. Adquirir estos conocimientos le llevará muchas horas en el cole. Estos juegos los reforzarán en casa. 

  • Modelar. Con barro, plastilina o arena, usa moldes de formas geométricas básicas -triángulo, círculo, cuadrado, rectángulo-. Una vez hechas, refiérete a ellas siempre son el nombre correcto. Refuerza el aprendizaje con papel y lápiz.
  • Jugar a las cocinitas. Juega a poner la mesa, llenar la taza, poner el cuchillo a la derecha y el tenedor a la izquierda... Puedes jugar con la misma intención con los cochecitos, los animales de plástico, etc.
  • Formar historias. Dale unas cuantas fotos del verano para que las organice en secuencias: lo que pasó al llegar a la playa, un día de excursión... 

Antes de contar

Para contar, el niño tiene que entender que los números nunca cambian y que 4 es mayor que 3 y menor que 5. Sus primeras nociones matemáticas se pueden trabajar con muchos juegos, entre otros los siguientes:

  • Jugar al dominó. Si es pequeño, elige uno de grandes piezas de cartón con dibujos en vez de puntos.
  • Hacer conjuntos. Recoge en vuestros paseos pequeños objetos: piñas, conchas, piedras... Dibuja círculos en el suelo y juega a organizarlos por clases. Cuéntalos y añade o quita elementos. Esto mismo se puede hacer con ropa, alimentos...
  • Hacer series. Junta zapatos, objetos de la naturaleza, juguetes... Pídele que coja el más grande, que coloque todos los pequeños juntos, que busque los medianos, que los organice en fila de mayor a menor...
  • Comparar. Las huellas de los perros y las de los pájaros, las pisadas de papá y las de mamá, etc.
  • Hacer sudokus sencillos. Si el niño no conoce los números, propónle colores, formas, dibujos...

Primeros experimentos

La naturaleza es una fuente inagotable de juegos sorprendentes para los niños,  entre otros los siguientes:

  • Almacenar calor. Busca una piedra muy oscura y otra blanca. Déjalas al sol durante un rato y deposítalas en la palma de su mano. Haz que las lleve a su mejilla y compruebe que la oscura está más caliente que la clara.
  • Colorear vegetales. Coge una rama de apio con hojas. Corta el tallo a lo largo de unos 20 cm sin llegar a separarlo en dos partes. Las hojas ha de quedar unidas. En un vaso con dos dedos de agua, añade dos cucharadas de colorante alimentario azul. En otro, colorante rojo. Hunde las dos puntas de apio en cada vaso. Y espera toda una noche.
  • Hacer flotar huevos. En un vaso de agua, añade 3 cucharadas soperas de sal y remueve hasta que se haya disuelto. También puedes coger agua de mar. Llena otro vaso con agua del grifo. Ayudándote de una cuchara, introduce un huevo en un vaso. Luego en el otro y observa. 
  • Rebotar piedras. Elige piedras de tamaño mediano y muy planas. Tíralas con fuerza y a baja altura para que reboten sobre la superficie del agua.

Primeros deportes

A partir de los 3 años, los niños tienen un buen dominio de su cuerpo aunque algunas actividades les cuesten todavía. Estas actividades les prepararán para luego, practicar cualquier otro deporte.

  • Saltar. A la pata coja, con los pies juntos, de baldosa a baldosa, caminando sobre un murito o pisando una raya.
  • Montar en bici. Además de desplazarse con mayor velocidad, aprenderá a mantener su equilibrio, frenar, dirigir el vehículo... Entre 4 y 5 años, un niño es capaz de montar en bici sin ningún apoyo.
  • Nadar. A partir de los 3 años, el niño puede aprender a flotar y gracias a los progresos de su memoria, conservará sus conocimientos al año siguiente.
 

Magda Campos