Cómo evitar las pesadillas

Las medidas que funcionan

Todos los niños han sufrido pesadillas en algún momento de su desarrollo. El problema surge cuando se repiten con más frecuencia de lo normal. Aquí tienes las claves para evitarlas.

 
Niña con pesadillas

Las pesadillas aparecen en torno a los 2 años pero se dan con mayor frecuencia entre los 3 y los 7 años. Suelen durar poco tiempo, no más de 3 minutos, pero el problema viene después. El niño puede asociar su cama al miedo que sintió, temer la oscuridad y todo lo que tiene que ver con el acto de dormir. A esta edad, fantasía y realidad se mezclan y todo lo que pasa por su mente se convierte en auténtico.

Cómo prevenir las pesadillas

Las pesadillas no se pueden evitar pero sí podemos crear las condiciones para un sueño plácido. Se ha demostrado que la probabilidad de padecer pesadillas aumenta cuando los niños se van a la cama muy cansados. "La causa más frecuente de los problemas del sueño es que no damos a nuestros hijos la oportunidad de dormir todo lo que necesitan" afirma el doctor Pin, coordinador del Grupo de Trastornos del Sueño de la Sociedad Española de Pediatría y Atención Primaria. Deben dormir el tiempo necesario -unas 10 horas- y respetando un horario regular. Además, es importante que dispongan de un ambiente adecuado en cuanto a temperatura y ruidos. 

Evitar las historias de terror, las actividades excitantes antes de acostarse o las bebidas con cafeína son otras medidas a tener en cuenta. Y por supuesto, no deberíamos enviar al niño a la cama después de una discusión o un castigo o usar amenazas tipo "Si no te duermes, vendrá el hombre del saco y te llevará".

Sólo si las pesadillas son muy recurrentes o se prolongan en el tiempo debemos investigar más a fondo su origen e incluso valorar si apuntan hacia el comienzo de un trastorno emocional.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon