El paso de la cuna a la cama

Cuándo hacer el cambio

Entre los 2 y los 3 años, el niño pasará a dormir en una cama sin barrotes. Toma nota de los pasos a seguir para que su recién estrenada libertad no se convierta en una complicación para su descanso. 

 
niño durmiendo

¿A qué edad pasarle de la cuna a cama? En realidad, la edad no es tan importante como otras señales más claras que dependen tanto de su temperamento como de su nivel de desarrollo. 

  • ¿Ha aprendido a salir y entrar por sí solo de la cuna?
  • ¿Se queda dormido fácilmente cuando le acuestas?
  • ¿Entiende tus explicaciones y las obedece?
  • ¿Baja y sube peldaños con cierta seguridad?
  • Y sobre todo ¿se ha fijado en las camas de los mayores y le apetece dormir en una de ella?

Si contestas que sí a estas preguntas, ya puedes ir pensando en cambiarle a una cama.

Elige el momento

Dormir en una cama sin los límites -y la seguridad- que da una cuna de barrotes es un cambio importante. Intenta evitar hacer el traslado en una situación delicada para él: la  llegada de un bebé, una mudanza.... Si lo prefieres, puedes proceder por etapas y hacer que duerma la siesta en la cama y que la noche la pase en su cuna hasta que se vaya acostumbrando.

Además de sentirse a gusto, tiene que sentirse seguro. Si se cae de la nueva cama, se puede pegar un buen susto. ¡Y tú también! Lo prudente es colocar un lateral de la cama contra la pared y una barra de protección en el otro lado hasta que compruebes que ya no corre peligro de caerse.

Evita las "excursiones"

Ahora que tiene libertad para subir y bajar de la cama, tendrás que explicarle que se espera de él que haga buen uso de ella. Insístele en que tiene que utilizar el interfono para llamarte y que tú serás la que acudas hasta él. Se trata de ir creando un buen hábito desde el inicio. Pero si algún día descubres que está jugando en el suelo cuando le creías en la cama, no le castigues. No debe ver la cama como un lugar desagradable. Explícale que es hora de dormir, que ahora es mayor y que el lugar de descanso de todos en casa es la cama. 

 

Magda Campos