Buenas estrategias para quitarle los pañales

Elige bien el momento

Ganas de ver a tu hijo sin pañales, no te faltarán. Pero no te precipites. Para dar este decisivo paso, es preciso que haya alcanzado cierto grado de madurez tanto fisiológica como psicológica.

 

¿Cuando empezar al niño a entrenarle para que haga pis en el orinal? Haz oídos sordos a los comentarios de familiares y amigos. Tu hijo estará preparado a dejar los pañales cuando le toque. La paciencia es el primer requisito que vosotros, los padres, deberéis desarrollar para afrontar esta tarea. Las estadísticas indican que las niñas suelen lograr el control un tiempo antes que los varones. Por lo general comienzan a controlar primero de día y puede que pasen meses hasta quitarle también el pañal por la noche.

Te indicamos algunas actitudes que pueden significar que ha llegado el momento:

  • El niño percibe que se está haciendo pis o caca. Te darás cuenta porque cambia la expresión de su cara, interrumpe un juego o busca un lugar aislado donde hacer sus necesidades en el pañal.
  • Mantiene cierta regularidad en sus deposiciones. Una vez cambiado es capaz de mantenerse seco por un periodo aproximado de dos horas.
  • Entiende la diferencia entre estar seco o mojado. Está incómodo con el pañal sucio y pide que lo cambien.
  • Intenta imitar a los adultos en el uso del cuarto de baño. Se muestra contento ante la idea de utilizar el orinal.
  • Muestra deseos de ser mayor. De hacer las cosas solo y de agradar a los papás aprendiendo los nuevos hábitos.

Antes de quitarle los pañales

Si has observado en tu hijo algunas de estas pistas que acabamos de indicarte, puede ser el momento para iniciar su aprendizaje.   

  • Elige un orinal de su agrado. Déjalo a su vista durante algún tiempo para que pueda familiarizarse con él, como si fuera algo solamente suyo.
  • Es bueno que juegue con el orinal, que lo utilice para que sus muñecos hagan “pipí” también.
  • Anímale a usar el orinal a la hora en la que suele hacer sus deposiciones. Si se niega, no le riñas ni te muestres desilusionada. Ha de ser él quien decida ir asumiendo el cambio. Espera un tiempo antes de intentarlo de nuevo.
  • Nunca hagas de las estancias en el orinal un castigo. Tienen que ser cortas y repetidas. Cuando haga pís o caca en él, muestra tu satisfacción. Pero si lo deja limpio, no expreses disgusto alguno.
  • Utiliza el poder de la imitación. También es muy aconsejable dejar que los niños vean a su papá haciendo pís y las niñas a la mamá, para que sientan deseos de imitar y aprendan con el ejemplo.

Sin pañal

Cuando compruebes que tu hijo empieza a controlar la micción, pasa a quitarle los pañales. Para ello:

  • Elije bien el momento. El niño está tranquilo, no le ha nacido ningún hermanito, no acaba de cambiar de casa ni se ha puesto enfermo recientemente. No hace mucho frío y puede andar en casa ligerito de ropa.
  • Haz que se sienta mayor. En vez del pañal, ponle ropa interior de “mayor” (calzoncillos o bragas).
  • No olvides que los “escapes” son normales. Tu hijo tardará unos días en adquirir le control. Prepara mudas suficientes.
  • Préstale atención. Una vez sin pañal ten en cuenta que cuando tu hijo dice que tiene ganas de hacer pipí, quiere decir ya. No puede esperar, así que tienes que estar pendiente en todo momento. Si tu hijo no lo pide, vete recordándole sentarse en el orinal a intervalos regulares y después de las comidas.
  • Prémiale con alabanzas. No olvides de abrazarle y de felicitarle las primeras veces que se acuerde de ir al orinal él solito.

Sin pañal para dormir 

Es habitual que el control total de los esfínteres no se complete hasta los cuatro o cinco años. Para ayudarle a mantenerse seco por la noche, evita darle grandes cantidades de líquido antes de ir a la cama, siéntale en el orinal antes de acostarle y si es necesario, vuelve a llevarle al baño cuando tú te vayas a acostar. Mantenle con el pañal mientras amanezca mojado pero si durante varios días lo encuentras seco, ya se lo podrás quitar.

 

Beatriz García