El test de la familia en el niño

Las claves para entenderlo

Cuando un niño dibuja su familia, proyecta en él sus relaciones con cada miembro y sus afectos. Aprende a interpretar el test de la familia.

 

Cuando a un niño se le pide que dibuje su familia o una familia, está expresando su mundo afectivo más cercano e inconscientemente proyecta sus relaciones con los distintos miembros que la componen.
La persona más importante para él será aquella que dibuje en primer lugar, de tamaño más grande y a la izquierda de la hoja. Si empieza por dibujarse a sí mismo, denota una buena autoestima. Si además, se coloca entre el padre y la madre, significa que se siente protegido. Si el bebé o el hermano pequeño aparece en último lugar, o no es dibujado, expresa claramente que tiene celos de él. 
Cuando la figura del niño toca uno de los miembros de la familia, suele indicar que se siente vinculado muy estrechamente con él. Incluir personajes que no pertenecen al núcleo familiar expresa que el niño se siente unido a ellos. El miembro de la familia que aparece tachado, oculto, sin alguna parte del cuerpo o sin rostro e incluso borrado varias veces —el hecho de borrar indica duda o turbación— es la persona afectivamente más lejana. Las omisiones son aún más reveladoras.

Ejemplos:

madre

Dibujo 1: cuando este niño de 6 años dibuja a su madre, expresa un trato muy sensorial, como demuestran sus brazos largos y abiertos, aunque los dedos también pueden indicar agresividad. 

el padre

Dibujo 2: con el padre, la relación es de tipo intelectual, como indica su gran cabeza y la ausencia de brazos. Parece un hombre que habla poco (pipa en la boca) pero que sabe escuchar (tamaño de las orejas). El niño dibuja a ambos con mucho color, predominando los tonos cálidos por lo que se puede intuir una buena relación familiar.

 

famlilia

Dibujo 3: este niño de 10 años se ha dibujado en primer plano y con mucho detalle, lo que indica su egocentrismo. Luego, ha situado a su madre y al gato, las dos personas con las que se siente más cercano. Los dibujos de sus hermanos, atrás y sin acabar, indican celos.

 

Javier A. Molina