Huelga contra los deberes en Francia

Son inútiles y crean desigualdad

28/03/2012

La Federación de Consejos de Padres de Alumnos francesa ha convocado una huelga de ‘lápices caídos’ durante 15 días para solicitar la supresión de los deberes que los niños tienen que hacer en casa.

 
Deberes

Cada vez es más frecuente oír las quejas de padres y madres que, después de una larga jornada de trabajo, se enfrentan a una tarde llena de problemas que resolver, resúmenes  para los exámenes y horas estudiando para aprobarlos.

La Federación de Consejos de Padres de Alumnos (FCPE) de Francia ha decidido pasar de la crítica a la acción y ha convocado una huelga de 15 días –que finaliza el 9 de abril–, periodo en que los niños no harán los deberes que sus maestros les encarguen para casa.

Y lo hacen considerando que la utilidad de estas tareas no está probada y que “no hacen sino acentuar las desigualdades entre los niños que pueden beneficiarse de ayuda y los que no”. Además, creen que es una forma de subcontratación pedagógica y que crean conflictos casi diarios entre los niños y sus padres. “Los niños tienen que demostrar en casa lo han hecho en clase, no en clase lo que han hecho en casa”, argumentan desde su blog.

De hecho, una circular de 1956 prohíbe los deberes en Primaria en todo el estado francés que, a la luz de esta convocatoria, no se respeta.

En España, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha hecho pública una nota en la que sostiene que “el tiempo que los menores han de dedicar a las tareas escolares se ha incrementado, lo que demuestra que la escuela no responde adecuadamente a las necesidades educativas”.

Según CEAPA “el alumnado encuentra en las aulas una enseñanza poco motivadora, poco práctica y alejada de la cultura audiovisual en la que ha crecido, que sigue fundamentándose en el libro de texto y el aprendizaje memorístico”.

Como la federación francesa, considera que los deberes “provocan desigualdades sociales: que un niño los ejecute mejor o peor depende del nivel socioeconómico y cultural de la familia y su entorno. Mientras unos padres intentan ayudar a sus hijos, otros recurren a clases particulares o academias, otros muchos no tienen ni el nivel educativo  ni el dinero para poder pagar esos apoyos”.

Por ello no descartan la convocatoria de una huelga similar a la mantenida estos días en Francia.

 


Elige y compra en Amazon