Los 7 mejores deportes para niños

Elige el mejor para tu hijo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los más pequeños de la casa realicen una hora de actividad física diaria. Elige los deportes más beneficiosos para la infancia y ¡a disfrutar con el deporte!

 
Deportes para niños

42 millones de niños padecen sobrepeso en el mundo según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 83% de ellos en países desarrollados. Los malos hábitos alimenticios, unidos al sedentarismo de la sociedad actual, explica esta situación.

Por eso hacer 60 minutos al día de actividad deportiva como mínimo se presenta como uno de los recursos más prácticos para combatir la considera epidemia del siglo XXI entre los niños y los adolescentes.

Cuenta con su opinión

El deporte aporta a los niños beneficios tanto a corto como a largo plazo: mejora sus habilidades físicas básicas, potencia su crecimiento, les proporciona una buena higiene postural, favorece la integración, el compañerismo y el trabajo en equipo y le dota de una serie de habilidades sociales fundamentales en la infancia.

Pero para que la práctica deportiva cumpla con todas estas funciones es fundamental que nos interesemos por los gustos del pequeño. “Es importante que el niño o el adolescente haga el deporte que le guste y que se encuentre cómodo practicándolo”, explica Miguel Ángel López, jefe del Departamento de Educación Física de Primaria en Brains International Schools.

Los deportes más beneficiosos

Y aunque tengamos en cuenta su criterio, conviene que valores cuáles son los deportes que más le convienen y le orientes en el sentido más correcto. Estos son los 7 deportes óptimos para los niños.

- Natación. Se le ha definido en muchas ocasiones como el deporte más completo ya que con él ejercitamos todos los músculos del cuerpo, potenciamos la flexibilidad y la resistencia y corregimos problemas posturales fortaleciendo la espalda. A eso súmale que el agua ayuda a relajar la totalidad del cuerpo y disminuye la ansiedad y el estrés del niño.

- Baloncesto. Mejora sobremanera la coordinación, los reflejos y la agilidad, además de la concentración, más que necesaria para seguir el desarrollo del juego. Como todos los deportes en equipo, potencia la tolerancia, el respeto y la importancia de la solidaridad y el trabajo en equipo.  

- Judo. Sus principios de defensa y autocontrol favorecen la capacidad de toma de decisiones y permite una educación física integral, mejorando de la coordinación, el equilibrio y la rapidez de reacción.  

- Waterpolo. Además de los beneficios a los que aludíamos en el caso de la natación, el waterpolo en concreto mejora la resistencia cardiopulmonar de los niños, estimula la circulación sanguínea y mantiene la presión arterial estable, algo fundamental si en tu familia hay antecedentes de enfermedades cardíacas.

- Fútbol. Capacidad de atención y lógica, visión periférica, coordinación y concentración. Todo eso se desarrolla entrenando en un equipo de fútbol. Además, en el plano psicológico mejora la autoestima del niño, su compañerismo, su sentimiento de pertenencia al grupo y la importancia del trabajo en equipo. En el plano meramente físico, aumenta la resistencia aeróbica y la densidad ósea, entre otros.

- Escalada. Con ningún otro deporte aprenderá tu hijo a superar sus miedos y tomar decisiones como con la escalada. También mejora la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio, sin contar con la fuerza en piernas y brazos.

- Ajedrez.  Los niños ajedrecistas desarrollan su capacidad crítica, visión estratégica y agilidad mental. Además ejercitan la memoria al tener que recordar movimientos y jugadas y desarrolla la comunicación no verbal.

Asesoramiento: Brains International Schools  

 

Paula Bermejo