El camino hacia una paternidad responsable y solidaria

Así se comportan los padres de hoy

De los padres autoritarios y distantes a los papás implicados, protectores y activos. Los tiempos han cambiado y los hombres de hoy en día quieren tomar parte en el crecimiento de sus hijos y ya no tienen inconveniente en mostrarse afectivos y tiernos.

 
Con papá en el coche
 

¿Qué tipo de padre eres?

Hoy en día, en el 72% de las familias, la educación la ejercen ambos progenitores, en un 26% de los casos recae únicamente sobre la madre y solo un 0’2% de los padres ejerce en solitario esta tarea. Además, un 67% de las madres y de los padres asegura que se sienten totalmente apoyados por su pareja en la educación de sus hijos. Los nuevos papás no quieren repetir con sus hijos los modelos heredados, quieren ser padres cercanos. Son más afectuosos, accesibles y complacientes que los de antaño… aunque eso suponga que, en algunos momentos, tengan más dificultades para hacerse respetar.

Aunque el padre perfecto que todos querrían ser probablemente no existe, la fórmula que más se aproxima, tendría estos ingredientes: comunicar, escuchar, compartir, expresar sentimientos, negociar en lugar de imponer… Diversos estudios han demostrado que el desarrollo de los niños es diferente si cuentan con la presencia de ambos progenitores. Los hijos de padres “ausentes” se muestran mas angustiados, temerosos e inseguros y demuestran menos iniciativa y recursos para enfrentarse a los pequeños conflictos de su vida. Pero aunque el objetivo sea en todos los casos educar y favorecer el desarrollo del niño de la mejor manera posible, es posible que por no repetir errores ajenos se cometa al contrario.

* Padres autoritarios. Establecen normas estrictas que esperan que sean cumplidas a rajatabla. Son controladores y poco predispuestos a la comunicación; generalmente, no tienen en cuenta la opinión de los niños ni tampoco pierden el tiempo en dar explicaciones sobre sus decisiones y un “porque lo digo yo” es su respuesta más común ante las réplicas de su hijo.

Así son los hijos: los vástagos de estos padres presentan baja autoestima y son reservados. Se muestran obedientes y sumisos ante la figura paterna pero pueden convertirse en pequeños tiranos, problemáticos e incontrolables para los demás.

* Padres permisivos. No tienen problemas en mostrarse afectuosos, comunicativos y cariñosos, pero son excesivamente tolerantes y complacientes y presentan dificultades para establecer normas y límites. No se desenvuelven bien en la resolución de conflictos y por eso los evitan.

Así son los hijos: los niños que crecen observando este comportamiento son inmaduros, impulsivos y pueden tener dificultades para las relaciones sociales ya que desconocen las normas y no son dados a aceptarlas con facilidad.

* Padres protectores. En su afán de estar presentes al máximo y ser el mejor padre, adoptan una actitud excesivamente protectora. La experta señala que impiden el desarrollo de la independencia del niño porque no les estimulan para tomar decisiones propias.

Así son los hijos: esta forma de comportarse genera niños con poca autonomía e inseguros y con probabilidades de convertirse en adolescentes rebeldes.

* Padres democráticos. Tal y como decía Aristóteles, “en el término medio está la virtud”. Son los que saben escuchar, negociar, establecer los límites y normas de manera razonada. Se muestran coherentes y constantes e imponen su autoridad sin autoritarismo.

Así son los hijos: los niños con padres implicados y cariñosos tendrán mayor éxito en la escuela, disfrutarán de una autoestima sana y un comportamiento social adecuado. Además podrán desarrollar su autonomía y tomar sus propias decisiones.

Beatriz García




Elige y compra en Amazon