5 pautas para tratar al niño con enuresis

Tu actitud importa mucho

A ningún niño le gusta levantarse con la cama mojada. La enuresis es un problemas para ti pero sobre todo para él. La actitud que adoptes es fundamental para no agravar su situación emocional y ayudarle a solucionar su incontinencia.

 
niño en orinal

Aunque por su actitud, no te lo parezca, al niño le importa y mucho mojar la cama. Le produce inseguridad  y puede bajar su autoestima. Hay que evitar que se sienta culpable con continuos reproches y escenas de contrariedad. A su vez, el niño tiene que entender que su colaboración es necesaria para resolver el problema. Estas son las pautas que deberíamos adoptar para ayudar a que controle su enuresis.

1. No le castigues ni reprendas. Cambiar las sábanas cada noche es para ti una labor pesada, pero recuerda que tu pequeño no las moja voluntariamente y él será el primero que se sienta impotente. “El niño no tiene que pasarlo mal ni ser castigado por ello. Es importante desdramatizar la situación. Tampoco hay que ponerle pañales ni despertarle para que vaya al baño”, advierte el pediatra, Dr. Francisco Hijano.

2. Motívale. El tratamiento que te indique el especialista puede ser largo, y comprobar que tras los esfuerzos no hay ninguna recompensa, puede desanimarle. Felicítale cada vez que consiga pequeñas metas y busca una forma de recompensarle cuando consiga el objetivo que tú le propongas. Pon en su habituación un calendario para que vaya marcando los días que se levanta seco y así irá comprobando su evolución y llévale al cine después de una semana sin mojar la cama.

3. Reedúcale en la ingesta de líquidos. “En muchas ocasiones los pequeños no beben nada durante toda la mañana y lo compensan concentrando todo el volumen de líquidos al llegar a casa”, advierte el Dr. Hijano. Insiste en que beba a lo largo del día y no sólo por la tarde-noche y recuérdale que vaya al baño antes de irse a la cama.

4. No tiene culpa, pero sí responsabilidad. Aunque le dejes claro que él no es culpable, ayudará a que se haga responsable echando una mano, por ejemplo, a cambiar las sábanas por otras limpias.

5. Entrénale. Interrumpir varias veces la micción y volver a reiniciar el flujo y contraer y relajar el esfínter de forma voluntaria le ayudará a controlar la micción. Además, observa su postura cuando hace pis y corrígele si no es adecuada. Los niños deben estar de pie, y las niñas, sentadas en un ángulo recto con los pies en el suelo.

Asesoramiento: Dr. Francisco Hijano, coordinador del 9º Curso de Actualización Pediátrica, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

 


Elige y compra en Amazon