5 claves para desarrollar la inteligencia emocional del niño

Será un adulto tolerante y equilibrado

Aprender a dominar un enfado, hacer frente a un reto complicado o superar un sentimiento de ira no es fácil para un adulto. Menos aún para un niño. Pero controlar las emociones es fundamental para desenvolvernos con éxito en nuestra vida social. Te contamos cómo puedes ayudar a tu hijo en este camino.

 
inteligencia emocional

Una persona equilibrada, empática y tolerante. Si quieres que tu hijo sea un adulto con estas características es fundamental que desarrolle la llamada inteligencia emocional. Una habilidad que le permitirá saber controlar sus propios sentimientos y entender los de los demás, lo que, sin duda, le será de gran ayuda en su relación social, familiar y escolar. Pero adquirir este tipo de inteligencia no es fácil. Los niños son puro sentimiento y todo lo experimentan desde el corazón. Utilizar la lógica y el razonamiento les lleva tiempo. Si quieres echarle una mano en este complicado camino, te damos varios consejos:

1. Ponle nombre a sus emociones. Ira, nerviosismo, envidia…, ¿te has preguntado si tu pequeño sabe lo que son? Aunque a ti te parezca obvio, él desconoce su significado, pese a que los sienta. Comienza a verbalizar y clasificar sus sentimientos; le ayudarás a comprenderlos. “Entiendo que estés nervioso porque es la primera vez que entras en esta clase.”

2. Procura que hable de sus sentimientos. Interésate por lo que le pasa y, a través de la conversación, intenta que vaya sacando lo que le asusta o enfada, y asegúrale que si lo comparte contigo, podrás ayudarle. Y por supuesto, enséñale a expresarlo con mesura y autocontrol.

3. Dale opciones. Su hermano le acaba de romper un juguete y él le pega un empujón. Si sólo le regañas diciéndole que eso no son formas, lo único que conseguirás será aumentar su enfado. Dile que le entiendes, pero que hacer daño al otro no lo solucionará. Anímale a hablar con él, y luego, pídele que te explique cómo habría reaccionado él y qué habría hecho para disculparse.

4. Fomenta su empatía. Ser capaz de ponerse en el lugar del otro le ayudará a ser más tolerante y a establecer mejores relaciones sociales. Si su mejor amigo está llorando, pregúntale qué piensa que debería hacer. Si no lo sabe, explícale que es tan sencillo como imaginar lo que él necesitaría si estuviera en su lugar; seguro que va a darle un abrazo sin demora.

5. Conviértete en su ejemplo. ¿Das un portazo cuando te enfadas? ¡Cómo pretendes que él no lo haga con el tiempo! Tú eres su mayor referente en la vida. Tenlo en cuenta porque igual que copian lo “malo”, reproducirán lo “bueno”.

Asesoramiento: Verónica Bronstein, directora del Instituto de la Infancia de Barcelona.

 

Raquel Burgos