De 0 a 5 años: cómo elegir sus libros según el método Montessori

Aprender a leer disfrutando

El método Montessori concede un lugar importante a la presencia de libros en el entorno del niño en edad preescolar. Y es que manejarlos desde las primeras etapas de la vida es la introducción natural al aprendizaje de la lecto-escritura.

 
Guía para elegir los libros infantiles según el método Montessori

En cualquier aprendizaje infantil, el método Montessori pone el acento en usar como trampolín las ganas que los niños sienten en ciertos momentos de su desarrollo evolutivo para adquirir determinadas habilidades, conocidos como periodos sensibles. El niño aprende llevado por su genética y un ambiente favorable y ninguno de estos dos componentes pueden fallar. No se trata por lo tanto de estimularle sino de poner a su alcance lo que necesita en esa precisa etapa y acompañarle con la ayuda que le hace falta. El niño aprenderá a leer antes y con menos esfuerzo si le mueven por dentro la curiosidad hacia los libros y las historias que se esconden entre sus páginas.

No solamente conviene que viva entre libros sino que estos libros le interesen por responder a sus demandas evolutivas. Esta guía te ayudará a acertar.

Entre 6 meses y 2 años

La manipulación y el descubrimiento del color son los dos aspectos que más le van a interesar de los libros. Le gustará hojearlos, chuparlos, romperlos…

-       Elige libros de páginas duras, con un tamaño que le permita pasarlas, ir hacia delante y hacia atrás.

-       Los dibujos han de ser simples, de colores llamativos y representar los objetivos de su vida cotidiana.

-       Incluye dentro de su pequeña biblioteca algún libro con fotos reales. También puedes ofrecerle algún libro de plástico para el baño.

-       Los libros de ritmas y canciones también son importantes a esta edad.

-       Establece una rutina de lectura diaria. Procura que sea siempre a la misma hora. Lleva su atención a las ilustraciones de objetos conocidos, añadiendo detalles a medida que el niño se va familiarizando con su imagen.

Entre 2 y 3 años

La imaginación del niño empieza a despertar y puede entender relatos simples, muy pegados a su vida cotidiana: ir al médico, llevar el coche al taller, acudir a la escuela…

-       Elige libros que reflejen su entorno inmediato: la ciudad, el campo, los animales…

-       Prepárale a cualquier cambio en sus rutinas con los libro: irse de vacaciones, la llegada de la primavera, el cumpleaños...

-       Mantén buenos hábitos de lectura. Sigue con tu rutina cotidiana a horario fijo. Relata historias simples. Señala cada objeto para enriquecer su vocabulario. Si quiere oír una y otra vez el misma relato, no te niegues a ello. Quizás incluso lo quiera aprender de memoria.

Entre 3 y 4 años

La capacidad de fantasear del niño va en aumento pero situado en su entorno habitual: la familia, la escuela, el parque, la policía…

-       Elige libros que respondan a los intereses del niño: los bomberos, las ambulancias, la consulta del médico, los animales…

-       Procura que el contenido ponga en escena situaciones conocidas pero ampliando sus conocimientos con más detalles.

-       Es importante hacer hincapié en el desarrollo de la inteligencia emocional del pequeño. Los libros muy simples que describen cómo se siente el niño tímido, el gruñón, el glotón etc., son muy apropiados.

-       Mantén buenos hábitos de lectura. Sigue con tu rutina cotidiana a horario fijo y fíjate en aumentar su vocabulario.

De 4 a 5 años

El niño se abre al mundo que le rodea y amplia mucho sus intereses. Su pensamiento se vuelve mágico y disfruta con las historias fantásticas.

-       Elige libros que le ayuden a comprender el mundo. Se interesará por las distintas profesiones, los animales que no pertenezcan a su entorno, etc.

-       Sigue con poco control emocional. Los relatos que pongan en escena personajes con personalidades bien definidas y los que cuenten conflictos emocionales simples le ayudarán a tener más empatía.

-       Si bien las ilustraciones siguen siendo importantes, el texto debería ocupar más espacio y leerse en voz alta. Los relatos pueden ser más largos y complejos.

-       Empieza a tener sentido del humor. Le gustan las historias grotescas.

-       Mantén buenos hábitos de lectura. Sigue con tus rutinas cotidianas y deja que sea él quien elija el libro. No protestes si siempre elige el mismo cuento. Si ha empezado con el reconocimiento de los sonidos y las letras, aprovecha la lectura para que te enseñe todo lo que sabe.

De 5 a 6 años

A esta edad, muchos niños empiezan a leer. Acompáñale en su  etapa de “descodificación” y anímale a compartir sus progresos contigo.

-       Elige libros más gruesos, con más letra que imagen y argumentos más complejos.

-       Pon en sus manos libros sobre cómo se hacen las cosas, se vivían en épocas remotas, atlas o diccionarios para niños.

-       Refuerza la disciplina en casa con relatos de resolución de conflicto.

-       Proponle libros donde prima la fantasía.

-       Disfrutará mucho con los libros de humor y los comics simples.

-       Mantén tus buenos hábitos de lectura. Sigue con tus rutinas. Puedes empezar a leer por capítulos o un número determinado de páginas cada día. No le prives de leerle en voz alta con la disculpa de que ya lee solito. La lectura también es un placer que se comparte.

 

Victoria Gómez