Aprender a contar con el método Montessori

Método y materiales

El bebé nace con las competencias para aprender a contar. Apoyándose en los sentidos y en los periodos sensibles del niño, el método Montessori inicia el aprendizaje de los principios matemáticos básicos desde la etapa preescolar.

 
Aprender a contar con el método Montessori

Las capacidades de aprendizaje innatas han dado lugar a muchas investigaciones. Una de ellas demostró que niños en edad preescolar son capaces, antes de saber contar y  sólo por intuición, de evaluar si el resultado de una adición o una sustracción es el correcto. Parece como si el niño tuviera la misma predisposición para aprender a contar como la que le llevará a leer y escribir. Sólo necesita recibir la estimulación adecuada para que sus competencias se pongan en marcha.

El método Montessorri para aprender a contar se basa en los mismos conceptos que el método Montessori para aprender a leer o escribir.

  • Se inicia poco a poco y en etapas tempranas para aprovechar la predisposición innata del niño y sus periodos sensibles.
  •  Descansa sobre los sentidos. El niño manipula, compara, experimenta, imita, se equivoca, progresa en compañía del educador y de otros niños, mejor si son de edades distintas para aprender y enseñar juntos.
  •  El niño aprende en libertad y a su ritmo. Su interés personal es el que le guía y le motiva dentro de un contexto de respeto hacia la diferencia. Algunos niños aprenden más rápido y otros más lento. Los hay más precoces y otros menos sin que predisponga a nada. 
  •  En el aula o en casa, se fomenta la empatía, el juego, la colaboración, el placer de descubrir juntos.

Método y material

El material para aprender a contar es sencillo, fácil de fabricar y fundamental para avanzar en los aprendizajes. Como indicado, el método Montessori trabaja desde los sentidos y el niño tiene que ver, tocar, comparar…

Las barras rojas. Son 10 listones de unos dos centímetros de grosor. La más larga mide un metro y la más pequeña 10 cm. Cada barra representa una unidad, desde el 1 hasta el 10. Así, el niño adquiere una representación visual de cada número y aprende a asociar el número a su barra. También entiende que 3 es más pequeño que 6 porque la barra es más pequeña. Más adelante, aprenderá el orden de cada número, que 5 es la mitad de 10 o que se puede sumar 4 de varias maneras.

Estas mismas barras también se fabrican en rojo y azul, para que el niño identifique las distintas unidades que las componen. Es preferible inicial el aprendizaje con las sencillas e ir complicando el aprendizaje a medida de los progresos.

¿Quieres fabricar barras rojas? Consulta este vídeo.

 

 

 

Los números. Cuando el niño es capaz de identificar cada barra, se le invita a asociarle su número. El proceso es parecido al de la lecto-escritura. Se trata de asociar una cantidad a su símbolo. Para ello, se disponen de pequeñas fichas de madera que el niño debe colocar al lado de la barra correspondiente.

 

Los husos de madera. La siguiente etapa consiste en dejar que el niño elija las cantidades, las ate con una goma y las asocie a su símbolo. Los husos son fácilmente manejables y los números muy visibles en sus casillas. Es preferible usarlas sin un uso excesivo de los colores para que el niño no se distraiga. Cuando el manejo de cantidades de 0 a 10 es adquirido, se progresa en el orden numérico de la misma manera: gracias a la manipulación y la asociación del símbolo numérico.

 

Tablas de Seguin.  Estas tablas fueron diseñadas por un médico Edouard Seguín. Sus trabajos inspiraron a la doctora Montessori en la elaboración de su método. La primera tabla numérica sirve para aprender a contar y memorizar de 11 a 19. El niño tiene que introducir la unidad correspondiente en cada nivel. Las  tarjetas se deslizan al lado de la decena, en el orden adecuado mientras se pronuncia el número.

 

Para avanzar en el aprendizaje, unas perlas ensartadas sobre un pequeño alambre se asocian a cada número. La decena tiene un color y las unidades otros. Una vez aprendidos los números de 11 a 19, se pasa a la segunda tabla para ir avanzando en la escala numérica hasta llegar a los grandes números.

 

 

Consulta este vídeo para ver cómo se usan las tablas de Seguin.

 

 

Victoria Gómez